← volver al inicio


"Volá", la cereza del Tico Tango Festival. por Carolina

Hay algo en el tango que captura el ojo del espectador, engolosina la vista y engancha la atención.

Carolina Burgos

Volá– Hugo Mastrolorenzo y Agustina Vignou

8 de octubre del 2019, Teatro de la Danza.

I edición del Tico Tango Festival

Intérpretes creadores: Hugo Mastrolorenzo y Agustina Vignou. 

 

El 8 de octubre, el Tico Tango Festival, con quien tuvimos la dicha de colaborar este año, realizó su noche de gala en la que Hugo Mastrolorenzo y Agustina Vignou, presentaron su espectáculo Volá. Personalmente, nunca antes había asistido a un espectáculo de tango por lo que estaba muy emocionada de ver a los campeones mundiales en las tablas. Con el Teatro lleno, el público expectante, recibió a los bailarines con gran afecto. Hugo y Agustina se presentaron con gran energía y compromiso.

 

Volá da inicio con una proyección en todo el ciclorama, en el que se presenta el personaje del esposo y un maniquí de costura blanco con rosas, en representación de la esposa. En escena se encuentra el mismo maniquí y Agustina se encuentra detrás de él, extiende su brazo hacia el público y con solo ese movimiento captura al público. Hugo entra a escena y ambos bailarines comienzan a denotar, poco a poco, su virtuosismo tanguero. 

 

A pesar de mi limitado conocimiento sobre la técnica del tango, en ese primer acto, pensé: “el tango es realmente apasionante”. Hay algo en él que captura el ojo del espectador, engolosina la vista y engancha la atención. Tal vez José Larralde, cantautor argentino, tenía razón cuando dijo: "todo lo que te puede pasar en la vida, está en un tango".

 

A lo largo de la obra se presentan distintas escenas que muestran el proceso de duelo del esposo. Se mantiene el mismo formato durante todo el espectáculo, proyección seguido por danza. A pesar de que cada escena mostró un momento distinto del curso del luto, siendo este el hilo conductor, en cada acto fuimos transportados a escenarios diferentes sin necesidad de grandes escenografías. La interpretación de ambos artistas artistas jugó un papel fundamental en la creación de estos escenarios ya que nos ubicó, como audiencia, en los sentimientos experimentados en las vivencias del esposo. 

 

Los artistas hicieron uso de diversos recursos para hacer del tango escenario, todo un espectáculo. La incorporación de recursos como la proyección, la soga, la jaula, el globo, los caramelos, el maniquí, la tiza, los vestuarios y el diseño de iluminación propiciaron ala creación de una puesta escénica refrescante para el espectador amante del tango. También, la inclusión de estos elementos, como complemento a la dramaturgia de la propuesta hizo de esta una atractiva para el nuevo público (como yo). 

 

En Volá ambos artistas lograron sacarle el mayor provecho a los elementos escenográficos, sin que estos entorpecieran la técnica del tango. Resalto el uso de la soga y la jaula con las que exploraron a cabalidad. En las escenas en las que se usaron dicho recursos, Hugo y Agustina desarrollaron sus frases de movimiento con gran fluidez y demostraron gran dominio de los elementos. 

 

Personalmente, la escena de los caramelos fue la que me capturó por completo, conmoviéndome en gran manera. Agustina denotó una gran capacidad interpretativa, pero en esta escena, en particular, ¡se lució! Las intenciones en los movimientos derrochadas por ambos intérpretes en las tablas hizo de ese instante, algo único de presenciar. 

 

Hubieron varios cambios de vestuarios que revitalizaron la obra. Particularmente, resaltaron al ojo del espectador los hermosos vestidos utilizados por Agustina. A pesar de que mantuvieron una estética tanguera en escena, la indumentaria respondía a lo expuesto previamente en el video. Como por ejemplo, cuando Hugo dibujó un reloj en la espalda de Agustina.

 

Volá es un espectáculo interdisciplinario que exacerba la hermosura del tango. A través de las metáforas expone una clara temática sin obviarla, lo cual da cabida a interpretaciones por parte del espectador. Además de generar una gama de sentimientos en el público.

 

Hugo Mastrolorenzo y Agustina Vignou vierten en escena su gran dominio técnico e interpretativo, capturando la atención de la audiencia en todo momento, con su danza. No es sorpresa que al finalizar la noche, los asistentes irrumpieran en aplausos y en una ovación de pie. Volá fue la cereza del pastel para la primera edición del Tico Tango Festival.