← volver al inicio


Un café con Patricia Ortega por Carolina

"El punto es generar, proponer, hacer, bailar, buscar no que te quedes esperando a ver si hacen una audición con tal compañía 'pa´ver si yo quedo y puedo entrar' o que fulanita me llame para bailar con ella o que llegue el festival para bailar. Eso me parece ABSURDO. " - Patricia Ortega -

Carolina Burgos

Cuando Paty me dijo que venía a Costa Rica y que quería que nos viéramos, no desaproveché la oportunidad de entrevistarla para la página. Fuimos compañeras durante los cuatro años de carrera en la Universidad Nacional y es de las personas más proactivas que conozco en el mundo de la danza. Siempre viendo en dónde se podía meter para aprender y poder generarse después sus espacios para vivir de la danza contemporánea… y le dio fruto. Ahora baila en la Compañía Nacional de Danza en su país y es una de las exponentes más fuertes, mejor preparadas y experimentadas de las generaciones jóvenes de República Dominicana.

Les recomiendo leer la entrevista hasta el final, van a aprender mucho de ella.

(Léase con acento dominicano)

 

Contanos un poco sobre vos. Mini biografía.

P/ Soy de República Dominicana y vivo en Santo Domingo. Inicié en la danza a los 11 años en una escuela de danza privada con la maestra Soraya Gallardo; después pasé a su grupo en la universidad. De ahí terminé como a los 17 años, hasta que me enteré de Costa Rica, que había una universidad con carrera en Danza e hice todo lo posible para venir.

Inicié la carrera de Danza en la Universidad Nacional en el 2008 hasta el 2011; y del 2011 al 2012 estuve por aquí viendo lo que podía hacer independiente. Fui a México con Kimberly Ulate y Yancieth Paniagua a presentar una coreografía mía, también hice una temporada en Gráfica Génesis con Argelia, una mexicana, y con Alejandro Flores que ahora está en Alemania.  

Actualmente doy clases de danza contemporánea en la Universidad APEC además de ser bailarina en la Compañía Nacional de Danza de República Dominicana.

 

¿Qué fue lo más duro de vivir en el extranjero?

P/Adaptarme a una cultura diferente a la mía, tenemos muchas similitudes pero… somos caribeños y eso se nota(jajaja). No somos tan diferentes, pero sí fue un choque cultural, además que era la primera vez que yo viajaba, que salía de la isla.

Las direcciones de Costa Rica que siempre me costaron “De la Musmanni… o 200mts norte de la antigua fábrica que ya no existe pero que ahí está”.

Y también, llevar la muerte de mi mamá aquí que sucedió a finales del 2009; aunque después de eso todo fluyó.

 

¿Cómo fue la transición de Costa Rica a regresar a República Dominicana?

P/Otro choque. Yo ya estaba bastante adaptada a Costa Rica, sobre todo al funcionamiento de la danza contemporánea en Costa Rica. Yo ya tenía otra perspectiva de que las cosas sí podían funcionar; sí puede existir una carrera de Danza, compañías independientes, una compañía nacional, temporadas al año, todos los fines de semana tener la opción de poder ver la danza que yo quisiera. Entonces, llegar a Santo Domingo otra vez y tener que volver a adaptarme… es un poco más lento allá.

Yo tuve con la suerte de que yo estaba llegando y ya tenía dos años de creada la Compañía Nacional de Danza; entonces yo fui privilegiada. De no ser así, hubiese tenido que hacer trabajo independiente que siempre es más difícil, en especial conseguir los apoyos. No que no se pueda verdad, a mí me encanta, me fascina trabajar independiente porque es cuando tú dices “lo hice”, pero es más complicado y es más trabajo. Y dar muchísimas clases también, para sobrevivir.  Pero bueno, la transición de Costa Rica a República Dominicana en relación a la danza fue esa, acostumbrarme otra vez que allá las cosas iban a ser un poco más lentas. Yo aquí ya tenía un ritmo, tú sabes, una rutina, un camino para yo saber dónde podía conseguir lo que yo quería ver y hacer. Allá tuve que empezar de cero.

 

Contanos sobre la Compañía Nacional de Danza de República Dominicana.

P/Somos 8 bailarines en total, 4 hombres y 4 mujeres.

La compañía es un espacio de total crecimiento a nivel interpretativo y en relación a la creación. Marianela está constantemente motivándonos no solamente a bailar, sino a la investigación, a la creación coreográfica, a la investigación pedagógica, a las locuras e improvisación. Más que un trabajo es un espacio para realmente  crecer como artista que entiende que hace danza para pensar y que coloca al público a pensar.

La directora Marianela Boán es cubana y fundadora de la compañía. Ella, la profe, es bastante movida, hace obras cada año o dos años y cuando no es ella la que está montando invita otros coreógrafos. Hemos tenido la oportunidad de trabajar con Pepe Hevia, Fernando Hurtado, Karol Marenco, Awilda Polanco, Maricarmen Rodríguez y Francisco Centeno. Y, cuando no invita coreógrafos nosotros tenemos también la oportunidad de crear. Yo he creado dos obras para la compañía, mi compañera Dayme del Toro también ha tenido la oportunidad de crear varias obras, Evelyn Tejeda también; es decir, siempre nos da la oportunidad de ser intérpretes creadores.

Antes de yo llegar, ellos ya habían ido a España y habían venido aquí a Costa Rica para el F.I.A. Cuando yo entré me tocó una gira para el Festival de Teatro de Manizales en Colombia con una obra de la maestra Boán que se llama “Sed”, esta es la obra con la que la compañía se estrena entonces es muy significativa.

Es una obra que dura 1 hora y yo me la aprendí en dos semanas (jajaja) pero fue una experiencia muy chula, muy enriquecedora.

Después de Colombia fuimos con esa misma obra a La Habana, Cuba para otro festival. Luego estrenamos otra obra de la maestra que se llama “Propulsión” y con ésta fuimos a Perú al Festival Danza Nueva. ¡Perú es lindísimo y la comida sabrosísima!

A parte de la compañía, Awilda Polanco nos hizo la invitación a Dayme del Toro y a mí para bailar en Festival del Touke Dance en Guyana Francesa con una reposición de un solo que ella tenía que se llama “Smog”. Ahí también tuve la oportunidad de bailar un solo que yo tengo que se llama “Rosita Pérez” en donde bailo con rolos (conocidos como rulos en Costa Rica).

 

Hace poco tuvieron el estreno de  la obra “Defilló” . ¿Cómo fue ese proceso interpretativamente?

P/Dentro de lo complicado que pudo ser, fue bastante fluido porque la coreógrafa estaba bastante clara de lo que quería. Ella eligió una serie de pinturas de Fernando Peña Defilló, que es un pintor bastante reconocido en el país, entonces ella nos hizo observar mucho los cuadros. Después, nos planteaba su interpretación del cuadro y en relación a la interpretación que le podíamos dar nosotros los bailarines, para luego llevarlo a movimiento partiendo de lo que ella ya quería como escena.

Interpretativamente tenía lo suyo porque uno podía perder muy fácilmente el toque del personaje e irse sólo en el movimiento. Al mismo tiempo, hubo mucha libertad de entender cada uno el personaje; no era un dictado. Dentro de esa cuestión que ella quería plantear con mucha claridad, nos daba el espacio a los bailarines de darle nuestra forma y nuestro entendimiento. En las coreografías de Boán el bailarín es creador activo, todo el material de movimiento sale a base de improvisaciones pautadas. 

La obra dura 50 minutos y superó nuestras expectativas. Sabíamos que la obra estaba interesante y bien colocada y realizada, pero la crítica que salió de la obra fue muy buena.

 

¿Cuáles dos aspectos son diferentes en República Dominicana en relación con la danza contemporánea profesional de Costa Rica?

P/Una de las cosas que yo más hablo es la danza independiente, en República Dominicana, ahora mismo, no hay tanto movimiento en el área independiente como lo hay aquí; esa es mi percepción. Aquí están las compañías estatales pero también hay mucho movimiento de temporadas y grupos independientes de danza.

También, la posibilidad de estudiar la carrera en danza; lastimosamente allá todavía no tenemos el Bachillerato en Danza Contemporánea. Aquí está la Universidad Nacional con su carrera y maestría. La Escuela Nacional de Danza de República Dominicana forma profesionales pero no es un grado universitario, es un conservatorio de danza de los 8 años hasta los 18 años. Es bastante completo pero no es un grado universitario.

Una de las cosas que extraño de la danza en Costa Rica es que aquí las propuestas tienen un peso, un concepto, una vaina pensada. Puede ser que sea muy danza-teatro pero tienen un pensamiento ahí, justificación y profundidad. En República Dominicana todavía estamos trabajando en esto, sobre todo que las propuestas de las jóvenes sea con este concepto y darle un sentido más al movimiento.

 

¿Qué sentís que le aportas a la CND y a la danza de República Dominicana?

P/Una de las cosas más importantes, para mí, de haber regresado a mi país y el estar en la compañía es el estar ahí. Ser una voz más de la danza contemporánea, una exponente más, una artista más que está trabajando para que la danza sea escuchada, disfrutada, vista, comprendida y apoyada. Y por supuesto que me da el placer de mi vida que es bailar.

Además, desde otro punto, la educación en la danza; no la puedo dejar de lado, siempre me sale por alguna parte. Yo creo profunda y ciegamente en que se puede y debería educar a través de la danza y el arte. Ese es mi mayor aporte, ser otro granito de arena que está ahí para soportar y dar fuerza para que la danza contemporánea siga creciendo, desarrollándose y evolucionando para que llegue un momento cuando sea apreciada como debe de ser.

 

¿Tenés proyectos dancísticos?

P/Independientemente de mi trabajo en la compañía yo intento aplicar para festivales y talleres. El año pasado fui al American Dance Festival, este año voy al Bates Dance Festival que me está enviando la compañía. Pero a donde yo me pueda meter, ya sea Patricia Ortega con la coreografía que tenga, lo hago.

También hago mis proyectos con mi grupo de APEC y en una escuela de danza privada. Pero no me quedo solamente trabajando en la compañía, además que ¡no se puede! El pluriempleo del bailarín. Porque no es remunerado como se debe, entonces tú tienes que bailar, dar clases, meterte en un picoteo allí y otro picoteo aquí.

 

¿Cómo ves la danza en tu país dentro de unos 5 años?

P/Mucho más desarrollada y aceptada por el público.

En mi país hay mucha danza, República Dominicana es un país que baila lo que sea, cuando sea y cómo sea; la danza ya debería de ser algo demasiado cotidiano. Pero en 5 años, yo veo la danza fortalecida, desarrollada, con más grupos y gente que quiera hacer, ir a ver y escribir de danza contemporánea.

Ahorita solo hay un festival, en 5 años sería bueno que hubiesen 2 o 3 festivales al año. Más conversatorios, intercambios con otros países y entre el mismo gremio dancístico.

 

¿Qué es lo que más extrañas de Costa Rica?

P/Mis amigos y amigas. Y, extraño tener la oportunidad todos los fines de semana de poder ver lo que yo quisiera.

 

¿Qué no extrañas de Costa Rica?

P/Mira yo entiendo que Costa Rica es un país bendecido, afortunado, privilegiado con tantas montañas y tantas lluvias pero no extraño que salga el sol tan poquito. Es decir, no extraño los aguaceros.

 

¿Qué te has enterado de la danza en Costa Rica en estos años que has estado en tu país?

P/Me llamó mucho la atención los últimos Premios Nacionales que se dieron; me gustó, tú sabe como estaba Melissa Montero (jaja) pero los pasados también con Laura Murillo que considero que es muy linda.

He visto también a Adriana Cuéllar y De Paso Grupo Escénico haciendo muchas giras internacionales. Y, Erick Jiménez y Maruxa Salas con el Festival de Sólodos en Danza que hacen todos los años en Barva.

 

¿Cuál es tu platillo favorito de República Dominicana?

P/A mí me gusta todo de allá (jaja) Pero me encanta el sancocho que es como la olla de carne, pero acá lo hacen separado, la sopa por un lado y la carne por otro, allá es todo junto. Y con mucha auyama (ayote).

Me gusta mucho el pescado en la playa con tostones (patacones) y una cerveza.

Y el coco, es la fruta más completa, tiene agua, tiene leña y qué comer; plato, vaso, cuchara y artesanía.

 

Si algún o alguna tica va a República Dominicana, ¿qué es algo que definitivamente tiene que hacer?

P/Tiene que ir a las playas, a los centros donde se baila merengue, salsa, bachata, son, reggaetón y dembow.

República Dominicana te va diciendo que tú tienes que hacer porque cuando tú sientes ese calor, lo que tú quieres es coger pa´la playa. Después quieres un agua de coco o una cerveza, comerte algo bien rico y después en la noche salir a bailar.

 

¿Qué consejo le darías a los jóvenes bailarines que vienen comenzando una formación profesional en la danza?

P/Bueno, lo que a mí me pasó: te gradúas y tienes que aplicar, ingresar, proponer, buscar, hacer tanto en espacios gubernamentales como privados, culturales, personales… ¡todo! De lo que apliques por ahí algo te sale y por ahí arrancas. El punto es generar, proponer, hacer, bailar, buscar no que te quedes esperando a ver si hacen una audición con tal compañía 'pa´ver si yo quedo y puedo entrar' o que fulanita me llame para bailar con ella o que llegue el festival para bailar. Eso me parece ABSURDO. Es que ¿qué tú va a hacer después? Y óyeme, eso que lo enfoqué mucho en bailar pero hay otras formas de hacer danza. Necesitamos gente que escriba, que critique, que tenga criterios, que vaya y haga este tipo de encuentros. La investigación en la danza hace mucha falta.

Una de las cosas que yo chocaba con los ticos era esa cuestión de “ay mae qué pereza”, la falta de proactividad. A mí nadie me llamó a bailar, toqué muchas puertas y me guayé muchas veces, eso es que no la pegué, pero en otras sí. Y a mí no me da vergüenza, no me bajó el autoestima; hay cosas que están pa´tí y hay otras que no. Cuando salí de la universidad apliqué pa´70 vainas, no te puedo explicar cuántas, y me salieron 3; becas taller con Kimberly Ulate, la gira a México y la temporada en Gráfica Génesis. 

 

Lo lindo de haber realizado esta entrevista es que muchas personas escribieron a En las Tablas demostrando su afecto hacia Paty; en sus 5 años en Costa Rica logró hacer muchas amistades de por vida y ganarse el afecto de muchos. Además, que siempre que alguien me habla de ella sólo se escuchan cosas lindas y de admiración hacia su trabajo.

Para mí es un privilegio el tener un espacio para poder hacer estas entrevistas; aprendo tanto cada vez que me siento con un colega, tomamos café y hablamos de danza. Pero, verdaderamente es un privilegio y un honor conocer a Paty.

Te felicito por tu trabajo, tus metas, tu norte y tu pensamiento para con la danza contemporánea de República Dominicana, Costa Rica y el mundo.

Ojalá tod@s podamos agarrar un poco de esta entrevista y echar para nuestro saco. No desistir, no dejar de crear y de luchar en y por el gremio de la danza de Costa Rica. Decidimos dedicarnos a esto por alguna razón y todavía nuestra danza puede mucho más.

 

 

Ingresen al siguiente enlace para ver las fotos de estas horas tan bonitas que pasamos juntas:

http://enlastablascr.com/galeria/un-cafe-con-patricia-ortega