← volver al inicio


Un café con Natalia Herra por Carolina

"Es complicada la calle; sí se puede pero hay que hacer un montón de otras cosas que no necesariamente son bailar o entrenarse." - Natalia Herra

Carolina Burgos

A lo largo de los años, las personas nos vemos bajo varios cambios y puede ser que nos convirtamos en alguien muy diferente al que solíamos ser, en especial si nos encontramos bajo un medio tan estresante y con tanta presión como lo es la danza. Puedo decir que Natalia Herra ha sido y es la misma dulce, abierta, amable y cálida persona que ha sido siempre. Decidimos entrevistarla ya que además de ser una maravillosa intérprete, es una sobreviviente del medio. Dejó su comodidad en una compañía estatal por seguir con sus planes que creyó importantes en su momento, y ahora regresa a formar parte de la Compañía de Cámara Danza U.N.A. Esto fue lo que compartimos alrededor de una taza de café.

 

Contanos un poco sobre vos. 

N/ Nací en San Antonio de Coronado; mi infancia fue en Moravia, Coronado, Guadalupe y esas zonas. Crecí en un barrio muy bonito en donde habían demasiados carajillos entonces era super bonito; cosa que ahora cuesta tanto ver. Fue una infancia bien jugada, con mi hermano que es muy cercano a mí en edad entonces peleábamos mucho.

Estuve en el Conservatorio Castella desde el primer grado (7 años), ahí hice mi escuela y colegio. Pasé por todas las ramas artísticas que pude; de hecho la danza nunca fue lo que más me llamó la atención de chiquitilla, más bien evitaba todas las clases de danza que podía. Toqué la flauta traversa por muchos años y ya después decidí que lo mío era la danza.

 

¿Por qué te decidiste por danza?

   N/ Cuando uno llega al colegio en el Castella uno se hace su propio horario, le dan la libertad para eso; hay que llevar una de cada rama (danza, teatro, música, artes plásticas, etc.). Entonces, como uno era de pega con las amiguillas todas ellas se metieron en danza y en ballet entonces yo también; en ese momento ni sabía por qué, la razón era para estar juntas nada más. Al final, terminó gustándome un montón.

     Mi prioridad hasta todavía principios de 9no (en 9no se hace un examen para decidir en qué se va a graduar, hay que tener dos opciones) era la flauta traversa. Esas cosas que uno siempre tiene, pensaba que era malísima, que no servía y era un poco gorda entonces me hacían mucho bullying por eso, me ponían de árbol 82 entonces a penas entraba al escenario ya me tenía que salir. Yo siempre dije que danza jamás pero después me empezaron a involucrar más entonces cambié; de hecho, a finales de 9no sólo hice la prueba para danza y ballet y no para flauta traversa.

 

     ¿Tenés algún pasatiempo?

N/ Soy una fiebre del deporte, del ejercicio un poco extremo y de entrenar fuerte. Me gusta mucho levantar pesas, competir entre mis colegas del gimnasio; nos picamos entre nosotros. Y ahora, me está dando por las caminatas.

 

¿Cómo fue tu primera experiencia en la C.C.D.U.? ¿Cuántos años estuviste bailando ahí?

N/ Cuando salí de la escuela hice la audición y entré a la compañía, estuve como 5 o 6 años. Fue una experiencia muy bonita, y el grupo con el que estaba era un elenco muy bonito. Cuando entré estaba de directora Nandayure Harley, después estuvo Ileana Alvarez y el último año en que estuve Vicky Cortés fue la directora. Cada una muy diferente, todas tienen formas muy diferentes de dirigir, de dónde ven el arte, cómo lo ven. Con la que más estuve fue con Ile, como 3 años.

 

 ¿Por qué decidiste dejarla?

N/ Porque sentí que era un ciclo que ya había terminado para mí, ocupaba salir y hacer otras cosas. Al principio da susto porque la calle es dura y difícil, pero sentí que ese era el momento de tomar el riesgo, y ha sido bastante provechoso. Estando en la compa estaba dando clases de pilates y con otras cosas pero era como el extra, ahora era la forma de ganarme la vida.

 

     ¿Qué hiciste después de haber salido de la C.C.D.U.?

N/ El primer año que estuve fuera de la compañía daba algunas clases pero me dediqué mucho a bailar independiente. Seguí dando clases de pilates, me certifiqué como entrenadora personal, trabajé en un gimnasio y di entrenamiento personal. Después empecé a ligar eso con el acondicionamiento y preparación física para bailarines. Sobre esto, en el 2013 empecé a trabajar con la Compañía Nacional y ya este es el cuarto año trabajando con ellos.

 

     En el 2012 ganaste el Premio a Mejor Intérprete, ¿cómo fue esta experiencia? ¿Fue por alguna interpretación en particular?

N/ Al final me dijeron que fue por mis diversas interpretaciones durante ese año. Ese año bailé en “Media Luz” de Henriette Borbón y “Los Tiernos Anónimos” de Christopher Núñez en el Festival Nacional y ahí gané premio a Mejor Intérprete. También bailé “Krise” y “Toc” Henriette Borbón y “Augustine” de Selma Solórzano en la que interpreté a una loca.

 

     ¿Qué se siente ser galardonada con un premio de este calibre?

N/ Cero que me lo esperaba, soy un poco ruda conmigo misma entonces nunca en mi vida me imaginé que me iban a dar un premio. Estaba en un ensayo con Henriette y el que me llamó fue Christopher Núñez que se enteró porque lo publicaron en internet, despuesito me llamó mi mamá. Fue extraño, más que estaba rodeada de mucha gente de danza y yo “¿cómo les digo? ¡qué vergüenza!”, además de que estaba pensando “¿están seguros? Christopher, ¿está viendo bien?”. También fue extraño porque había un montón de gente que también hizo un montón de brete y que también se lo merecía.

 

        Ahora volviste a formar parte del elenco de la C.C.D.U., ¿por qué este cambio tan repentino?

N/ Pues, fue vacilón. Hice la maestría en composición, la terminé el año pasado y en esos 2 años estuve muy cercana a la Escuela de Danza U.N.A. También tuve la oportunidad de cubrirle las clases a algunos profesores cuando no podían darlas, de ayudarles con algunas cosas con los estudiantes y en algunos procesos de la Escuela; me gustó volver.

Dejé de bailar bastante, el año pasado casi no bailé solo “Augustine” de Selma en el Festival Nacional y “Carmen” de Mario Vircha para el aniversario de la Sinfónica Nacional. Por todo esto me entró la espinita. Me dio curiosidad de volver a probar desde otro lugar, en otro momento de mi vida, con otra visión volver a pertenecer a un grupo y bailar un año más. Entonces decidí hacer la audición, de por sí nada se pierde.. y resulté ser escogida.

 

     ¿Qué esperas de esta nueva Compañía?

N/ En realidad, prefiero entrar sin muchas expectativas; estoy muy ilusionada y muy contenta pero quiero dejar que las cosas fluyan. Sé que hay muchos proyectos, coreógrafos, algunos maestros que van a venir. Me parece que es un grupo muy bonito, me gusta mucho trabajar con Meli que es una bellísima bailarina, también Yul, con Heriberto, Alex que también es buenísimo, Alejandra; es bien diversa y todos son muy buenos. Es un grupo totalmente diferente con el que yo estuve.

 

     ¿Cuáles son tus sueños como bailarina? ¿Qué deseas alcanzar?

N/ Obviamente sí tengo sueños pero intento no ponerme demasiadas expectativas, dejo que las cosas fluyan. Me gusta muchísimo enseñar, el año pasado tuve la oportunidad de dar un par de clases a los chicos de primer año y fue una experiencia super bonita. Experimentar, hacer coreografía; son áreas dentro de la danza que me gustaría explorar y andar más. También desarrollar más este lado de la preparación y acondicionamiento físico, que me parece importante; considero que es un área que ha estado ausente… como si no fuéramos atletas.

 

     Para vos, ¿qué se necesita para ser un bailarín completo?

N/ Ganas, nada más. Creo que aplica para cualquier cosa en la vida. Lo que uno se proponga, lo único son ganas, trabajar y ponerle.

 

¿Qué opinas de la situación actual de la danza? En términos de oferta laboral

N/ Es muy limitado el espacio; para comer uno se busca cómo. En esos años que estuve afuera, hay que limitarse mucho económicamente para poder bailar. Es complicada la calle; sí se puede pero hay que hacer un montón de otras cosas que no necesariamente son bailar o entrenarse.  

 

     Si pudieras cambiar una cosa de la situación actual de la danza, ¿cuál sería?

N/ Tratar de generar mayores espacios, aliarnos y buscar presionar para que haya mayor presupuesto. Considero que sí trabajáramos más de manera conjunta como gremio, generando proyectos y espacios podríamos mejorar nuestras condiciones como artistas, y así poder defender y exponer lo necesaria que es la danza  para crecer y mejorar como sociedad.

 

     ¿Cómo percibes a las nuevas generaciones de la danza?

N/ Los veo con ganas, siento que están haciendo muchas cosas. Seguramente por esta misma necesidad al no tener espacios, siento que están mucho más abiertos y expuestos. Antes nos quedábamos más a la espera de las oportunidades y ahora desde que entran a primer año, ya sea en la Escuela de Danza, Danza Abierta o a algún espacio independiente,  ya tienen muchas ganas y decisión.

 

 ¿Cómo percibes a las “no tan nuevas” generaciones de la danza?

N/ Eso mismo, más quedaditos; esperando que llegue y no buscando.

 

     ¿A dónde te gusta vacacionar?

N/ En la playa y en la montaña; los dos extremos. Mi playa favorita es la playa San Miguel y las montañas de Heredia me encantan.

 

     ¿Cumplís con las supersticiones de fin de año? Comer uvas, darle la vuelta a la manzana con una valija, etc.

N/ No, vacilo con eso; pero nunca las hago. A veces, digo “me hubiera puesto calzón amarillo” pero después me pela.

 

      ¿Qué amas y odias de la Navidad?

N/ Me encanta el compartir, es un momento más relax y baja un poco el ritmo. Se tiene más tiempo para compartir con la gente, tomarse un cafecito, y comer… ¡comer, comer!

Odio el consumismo que se genera en ese mes. De hecho, en mi familia es prohibido; siempre decimos “¡no regalos!”.

 

     ¿Cuáles son tus propósitos para este 2017?

N/ A nivel de pareja, tenemos muchos proyectos personales; sentimos que éste va a ser el año. Más específicamente, un negocio y viajar.

 

Hablar con Nati es como hablar con una vieja amiga, hay algo en ella que brinda la confianza para ser uno mismo, exponer ideas propias y conversar honestamente. Durante la entrevista vacilamos mucho y nos reímos mucho también, y creo que el tomarse una taza de café y escuchar sobre su experiencia fue sumamente enriquecedor. De esta manera arrancamos nuestro 2017 en En las Tablas, ojalá que hayan podido tomar algo de esta entrevista y echarla para su saco.

 

Pueden ver las fotos de esta entrevista ingresando al siguiente enlace:

http://enlastablascr.com/galeria/un-cafe-con-natalia-herra