← volver al inicio


Un café con Melissa Montero por Carolina

"Una cosa es hacer movimiento y otra cosa es vivirlo y transformarlo." - Melissa Montero

Carolina Burgos

Ustedes pensarán que el hacer esta entrevista fue más sencillo debido a que Meli no es solamente escritora de la página, sino una amiga muy cercana a mí… pero no fue precisamente así. ¿Qué se supone que le debo de preguntar a alguien que conozco  muy bien? ¿Qué preguntas hago para que los y las lectoras se interesen en la entrevista? Pero la verdad es que Meli es una artista a la cual admiro y creo que el gremio también lo hace, así que el interés se da en automático. Decidí apuntar más a un lado poco conocido de Meli para que ustedes logren conocer esa faceta que ella no suele mostrar.

Así mismo, hace poco Meli tomó una decisión importante de no continuar como parte del elenco de la Compañía de Cámara Danza U.N.A. (C.C.D.U.N.A.) y por esta razón, decidí convertirla en nuestra entrevistada del mes de noviembre.

 

Contanos un poco sobre vos (mini biografía)

M/ Soy herediana de nacimiento, ahí estuve en la escuela, colegio, universidad y actualmente trabajo ahí, o sea, soy muy herediana… y también voy con el equipo herediano (jajaja) Soy de una familia grande, somos 5 hijos y ¡eso es muy bonito! La mayoría son ingenieros y eso es buenísimo porque me dan una perspectiva de la vida muy diferente.

Estudié en el Conservatorio Castella por 11 años, después estudié en la UNA en la Escuela Danza en donde me gradué en el 2011. Después de la Escuela estuve como artista independiente por 3 años, en donde di clases y participé de varios proyectos

Luego, en el 2015 ingresé a la CCDUNA y este es mi último año, ya no voy a estar más en la compañía; es una decisión personal y profesional.

 

¿Por qué decidiste estudiar danza?

M/ Siempre he estado en eso, siempre he bailado entonces parecía que era lo siguiente. Incluso cuando me gradué del colegio, no tenía una idea de qué era lo que iba a hacer y me metí a la carrera porque eso parecía que era lo que seguía, pero no precisamente porque supiera por qué estudiar danza. 

¿Se te ocurrió estudiar alguna otra carrera?

M/ Sí, me hubiese encantado ser chef pero pensé que era algo totalmente opuesto a la danza. También me llamaba mucho la atención la carrera de Nutrición, pero es algo que con el tiempo perdió fuerza y ya no me interesó más. Pero sí me planteé muchas veces otro camino pero de alguna u otra manera, siempre fui arrojada a lo mismo.

 

Contanos de tu proceso una vez terminada la carrera de danza y antes de entrar a la CCDUNA.

M/ Fue complicado porque uno para nada sale preparado para lo que se va a enfrentar afuera; la realidad es muy diferente. No tenía idea ni la madurez para saber qué hacer ni siquiera. Me hallé un poco en la nada, viendo a ver qué pasaba. Estuve trabajando con Graciela Díaz, ella me abrió las puertas de su academia en ese entonces, me dio trabajo, me entrenó, me acogió de una manera muy bonita y también me ayudó a despertar eso y decir “¿qué vas a hacer con esto que decidiste estudiar? ¿qué vas a hacer ahora? ¿qué vas a hacer con esto que elegiste para tu vida?” . Yo creo que a veces uno elige las cosas pero no sabe el peso de lo que eso significa.

Entonces estuve en eso, dando clases en diferentes lugares, también en el Programa Margarita Esquivel de la Escuela de Danza UNA, estuve en proyectos independientes y tuve la oportunidad de estar en el Festival de Coreógrafos que creo que es una oportunidad para un artista independiente. Más que todo sobreviviendo, tomando clases, estuve en el entrenamiento profesional de Danza Universitaria, contacto independiente de la Compañía Nacional de Danza; estuve de lugar en lugar entrenando y dando clases en lo que podía.

 

 

¿Por qué decidiste audicionar para la CCDUNA?

M/ Eso es muy interesante, porque la Compañía no era algo que esperaba para mi carrera profesional. Siendo independiente, se me llamó y se me abrieron las puertas para trabajar en un proyecto de investigación sobre la técnica del ballet clásico para el bailarín contemporáneo de la Escuela de Danza UNA. En este proyecto estuve trabajando ad honorem por dos años (2013-2014) y mucho de lo que se planteó en esa oportunidad provocó una inquietud en mí sobre el ballet en la formación del bailarín contemporáneo. Ese proyecto ha sido muy importante en mi carrera, porque si bien no fue un proceso formal, ahí empezó esto nuevo que se viene a mi vida.

Ese proyecto no se acogió muy bien y al final, no terminé el proceso porque no se encontró la manera de justificar mi estancia en la Escuela, que solo era de asistente y ya. Entonces, apareció la oportunidad que Nanda era la que iba a dirigir la Compañía y yo nunca había trabajado profesionalmente con ella lo cual me parecía muy interesante; yo quise trabajar con ella. Y, como lo del proyecto no había salido bien, me di el chance de probar, audicionar ese mismo año (2014) y entré.

 

¿Cómo ha sido tu proceso estos años como parte de la CCDUNA?

M/ Estar en una compañía es una oportunidad muuuuy grande, desde muchos lugares; desde el contacto con la gente y el aporte como intérprete. Usted está en un trabajo en donde le pagan por bailar que es el sueño de todo bailarín en Costa Rica y el mundo, las condiciones de trabajo, las giras, el trabajo en equipo; realmente estar en una compañía es muy bonito, muy bueno y es una gran oportunidad… y también muy complicado. Viene con muchas cosas difíciles de manejar y enfrentar, y de repente Melissa comenzó a encontrar vacíos. Al principio uno está muy contento porque baila, se mueve y crece en ese sentido pero sí creo que tiene vacíos y creo que una compañía no es un lugar para quedarse toda la vida… y es una opinión muy personal. Es una oportunidad muy grande para producir muchas cosas, pero para mí no es el fin último de un artista. Y, esa es una de las razones que me llevó a tomar la decisión de no continuar más, a pesar de que estoy sumamente agradecida.

 

¿Por qué tomaste la decisión de no continuar con la CCDUNA?

M/ Ya no voy a continuar porque se me ha dado una oportunidad de crecer de otra forma, y en base a esto que le estoy contando, creo que es la mejor decisión para lo que viene en el proceso de Melissa. Estoy un poco asustada pero eso no me quita la fuerza de hacerlo.

 

¿Cómo es un día normal en la vida de Melissa?

M/ Soy muy madrugadora independientemente de la hora que me acueste. Me despierto 5-6 de la mañana, así me educaron y así me quedé por el resto de la vida y es buenísimo porque el día me rinde muchísimo. En las mañanas me tomo el tiempo de hacer el trabajo de computadora cuando tengo que escribir, leer, investigar, etc; es cuando estoy más fresca y mis ideas más claras. Me gusta nadar, me parece que es un ejercicio muy bueno para los bailarines o voy al gimnasio a hacer clases de algo. No siempre lo hago, pero en las mañanas me tomo el tiempo para hacer mi preparación para el resto del día; mi ritual para el trabajo.

Entro al medio día a la Compañía y salgo hasta las 6pm, trabajo continuo de entrenamiento, ensayos o proyectos que se tengan en el momento. Finalmente, me voy a mi casa. Pero, siempre me gusta hacer algo en el día que no tenga que ver con trabajo para sentir que no solamente trabajé; creo que es un buen equilibrio para la vida.

 

¿Qué significa para vos ser intérprete?

M/ Para mí ser intérprete es la manera en que me conecto y comparto con los demás, que los entiendo, respeto y los dejo ser. Es una forma de conectar uno con el otro.

 

Para vos, ¿cuál es la diferencia entre intérprete, bailarín y ejecutante?

M/ Creo que la diferencia radica en la vivencia del movimiento. Una cosa es hacer movimiento y otra cosa es vivirlo y transformarlo. Cuando se ve a alguien así en escena, ni siquiera se ve el movimiento, se ve porque es la manera en que está transmitiendo el mensaje pero esa persona le hace ver muchas cosas más allá más de lo que ya se está viendo en escena. Creo también que la diferencia radica en la disciplina y compromiso con que usted se para en escena, y creo que de eso no hay mucho y toda la gente cree que puede bailar; pero de esa manera, no. Hay un proceso para llegar ahí, un compromiso y mucho amor, que creo hace falta mucho de eso.

 

¿Por qué decidiste abrazar el reto de ser escritora en En las Tablas?

M/ Me parece que es un aspecto del artista que siempre está ahí, uno está con ese pensamiento reflexivo sobre los procesos de las cosas. Yo siempre he escrito, simplemente nunca lo había exteriorizado y se me dio la oportunidad y la tomé. Me parece retador porque creo que no todos pueden escribir y es difícil.

Tengo mucho para decir de esta forma, de hecho, cada vez que voy a escribir un post me sorprendo porque tal vez elijo un tema y de repente se va por otro lado y surgen otras cosas.

Me pareció bonito aportar desde otro lugar y darle valor a la palabra porque es importante; hacer acciones que apoyen la palabra.

 

¿De dónde sacas la inspiración para escribir tus posts?

M/ De mi experiencia en esta profesión, de mis reflexiones cuando voy a ver un espectáculo, del trabajo de mis compañeros y colegas, lo que veo en la calle. Como artista y cómo todo eso influye en mi profesión y trato de metaforizarlo desde la danza también por la naturaleza de la página. Me ayuda, como profesional, a cuestionarme ¿qué estoy haciendo? Por supuesto que el arte tiene una carga social muy importante y es una de las razones porque lo hago.. el arte transforma, o debería.

 

¿Cómo percibes el gremio de la danza actualmente?

M/ Pienso que los jóvenes tienen demasiadas inquietudes que antes la gente no tenía, o la gente que ahora está consolidada nunca se preguntó o se lo preguntó cuando ya contaba con la experiencia para preguntárselo. Eso es muy positivo porque las necesidades cambian y las luchas y poblaciones con respecto a la danza son distintas. Algo no tan positivo que veo de las nuevas generaciones, si bien se preguntan todas estas cosas a la hora de accionar eso no responde a todo eso que se cuestionan, lo cual me hace preguntarme ¿cuál sería la manera correcta de transmitir todo eso que estoy pensando y sintiendo? , o por lo menos que se lea. También, que quieren que todo sea rápido, y los procesos llevan tiempo. 

Con respecto a la gente que está más acomodada (por decirlo de alguna manera), está precisamente así, acomodada. Y, si bien hay gente pensando en las nuevas generaciones, "creo que la mayoría se conforma en el lugar que está y ya. Esa fue también una de las razones que me llevó a tomar la decisión de dejar la Compañía, la experiencia que tienen tanto los jóvenes como los que ya llevan mucho tiempo en un solo lugar; esa combinación. Porque creo que yo estoy en el medio, no soy joven pero tampoco soy la experimentada

 

¿Tenés algún bailarín o coreógrafo favorito costarricense?

M/ Tengo varios, creo que aquí hay gente realmente talentosa. Me gusta mucho el trabajo de Verónica Monestel, es una excelente intérprete, coreógrafa, artista en su totalidad. Ella es de las artistas que trabajan en silencio y producen, y la gente ve su trabajo y a veces ni siquiera saben que viene de ella, pero lo disfrutan y lo viven. Ella es una inspiración como artista en este país. De coreógrafa me gusta mucho el trabajo que hace Ana María Moreno, me parece buenísimo porque siempre piensa en lo social y lo hace llegar a diferentes poblaciones no solamente al mismo gremio. El trabajo de ella me parece muy bonito y diferente, tiene su sello personal. Y, como maestra quiero mencionar a Marianella Zeledón, la gente no suele mencionar a las personas que están detrás que han logrado inspirar a los demás, y ella me ha inspirado muchísimo y me ha apoyado, le debo mucho de lo que soy ahora.

 

Contanos algo curioso de vos.

M/ No me gusta el café, para nada. Me gustaría que me guste, pero no me gusta.

 

¿En cuáles otras áreas podrían incursionar los bailarines como artistas?

M/ Hay un montón de cosas y ahorita no se me viene ninguna a la cabeza, pero cualquier cosa que usted haga, además de lo que ya hace, lo va a nutrir en lo que hace.

 

¿Cuál consejo le darías a las generaciones jóvenes de la danza?

M/ Me parece muy bien todo lo que se están preguntando, están queriendo más sus procesos individuales pero no omitan la experiencia, lo que ya se ha hecho y el trabajo que han hecho los demás porque ahí está la clave para lo que viene después.

 

Meli es una artista en todo sentido de la palabra, con un pensamiento y criterio muy diferente al que abunda en el gremio de la danza. Una increíble intérprete y una hermosa persona que no se deja bajonear por los obstáculos de la vida. Ella es un ejemplo de lo que es trabajar sin ver los frutos, el esforzarse por una meta y saber esperar a poder ver los resultados. Te deseo los mayores éxitos de la vida en esta nueva etapa, estoy segura que serás orgullo nacional a donde quiera que vayas.

Si tienen el chance, hablen con ella; es mucho más accesible de lo que parece (jaja). Ojalá que hayan disfrutado esta entrevista.

 

Recuerden de visitar nuestra Galería en el enlace de abajo para ver las fotos de esta entrevista:

http://enlastablascr.com/galeria/un-cafe-con-melissa-montero