← volver al inicio


Un café con Katherina Madriz por Carolina

"Soy una persona perseverante, constante y disciplinada... y es por el ballet."

Carolina Burgos

El año pasado tomamos la decisión de convertirnos en revista digital, por lo que hemos abierto nuevas secciones, en las que abordamos diversos temas de interés para la comunidad dancística y expandimos nuestro equipo de trabajo. Este año, también, abrir, paulatinamente nuestro contenido, desde la danza contemporánea a las otras ramas dancísticas. 

 

Kathe es una de nuestras más recientes colaboradoras y tiene a cargo una sección de suma importancia en la que comenta sobre lesiones, acondicionamiento, músculos, entre otros. Es decir, habla del cuerpo de un bailarín o una bailarina. Ella es la fundadora del Festival de Ballet de San José y es una reconocida bailarina del ballet costarricense. 

 

Me pareció enriquecedor entrevistarla, no solo por su carrera artística y su labor con el Festival, sino, también para comenzar a entrevistar a personalidades de la danza, no necesariamente contemporánea. 

 

 

Contanos sobre vos 

 K/Tengo 33 años, soy costarricense, nací en San José y todavía vivo acá. Estudié Fisioterapia, tengo una Maestría en Fisioterapia Deportiva, una especialidad en Terapia Miofascial y otra en Osteopatía Estructural y soy una instructora de Pilates. Estudié la maestría y dos especialidades en España, estudiaba y trabajaba al mismo tiempo. Trabajaba con el Real Madrid ¡jaja! eso es chiva. Comencé a bailar a los 9 años, el único momento en el que dejé de bailar fue cuando estudié la maestría mientras vivía en España.

 

¿A qué te dedicás?

K/Tengo una clínica de Fisioterapia y Pilates, a eso es a lo que me dedico realmente. Todo el año me dedico a la logística y producción del Festival de Ballet de San José y doy dos clases de ballet por semana. 

 

¿Cómo comenzaste en el ballet?

K/Siempre, siempre, siempre quise bailar, desde chiquitita, pero, a mi mamá le decían que hasta que tuviera 9 años. En ese entonces, no había tantas academias como ahora. 

 

 

Y, ¿en dónde comenzaste?

K/Empecé en la Escuela de Ballet Clásico Ruso a los 9 años.

 

 

¿Por qué el cambio de la técnica rusa a la cubana?

K/Por distancia y mayor facilidad de traslado. En el Ruso estuve por seis meses y, luego, me pasé al “Proyecto de Ballet Juvenil Costarricense” del Ministerio de Cultura dirigido por Pedro Boza y Annia Rosales, en aquel momento. Este proyecto era financiado por el Estado, teníamos uniformes, nos hacían exámenes, era bastante formal porque era basado en la Escuela de Cuba. Pertenecí al Ballet Juvenil Costarricense hasta diciembre del 2016 porque la dirección tenía nuevos proyectos. 

 

¿Con quién entrenás ahora?

 K/Con Jorge Félix y con María Amalia Pendones.

 

¿Qué ha sido lo más retador de bailar ballet por 24 años?

K/¡Híjole!, mantenerse sano, porque son demasiadas las lesiones. Más aún cuando el cuerpo de uno no ha nacido para ballet, sino hecho.

 

Y, ¿lo más gratificante de estar bailando todavía?

K/Son demasiadas cosas. Principalmente, la disciplina y la terquedad que le da a uno el ballet, en el buen sentido. Soy una persona perseverante, constante y disciplinada... y es por el ballet.

 

Contános sobre la iniciativa que dio paso al Festival de Ballet de San José

K/Todo empezó porque me repetían sobre la pereza que les generaba el hecho de que la gente del ballet estuviera tan separada y que no fuera tan unida y organizada como la gente de danza contemporánea. Cuando me hacían preguntas de por qué no existía una Escuela, Compañía o Festival, siempre tenía una excusa pero no me había dando cuenta que eran excusas inventadas. Le empecé a dar cabeza y, pues, lo hice. 

 

¿Hacia dónde querés llevarlo?

K/Quiero que sea mucho más accesible a todo tipo de público y que vengan extranjeros a bailar. Quiero que las funciones sean al aire libre, además, que sea 100% gratuito. Quiero que a través del Festival se cree una Escuela y que la pequeña compañía que tenemos hoy sea más formal y grande.

 

¿Cuál dirías que es una de las carencias en la comunidad del ballet en Costa Rica?

 K/La comunicación y el compañerismo. A la mayoría le interesa solo lo que están haciendo ellos y no buscan el bien común. Es difícil crecer todos si las personas solo piensan en su propio crecimiento. Eso ha cambiado mucho en los últimos 5 años, hemos tenido una mejora. Las producciones que se han estado realizando, que permiten personas de otras academias, han ayudado un montón. Pero, todavía hay maestros que son muy celosos con ese tema.

 

Y, ¿una fortaleza?

K/Tienen muchas ganas de hacer que crezca y de profesionalizar la disciplina. Cada academia y cada escuela le da apoyo a sus estudiantes. Buscan la manera de llenar las expectativas del estudiante, debido a  la competencia. 

 

¿Cómo te gustaría ver al ballet en Costa Rica dentro de 10 años?

K/¡Uy, que chiva! Me gustaría que, definitivamente, existiera una escuela totalmente dedicada al ballet. Una escuela donde, además de enseñarte ballet de manera profesional, te den las materias normales de una escuela tradicional. Es un poco lo que está intentando hacer Warehouse, los estudiantes no van al cole, van a clases en Warehouse.

 

¿Pensás que es importante que un bailarín contemporáneo se entrene también en ballet?

K/Sí, rotundamente. El ballet es el que te da la técnica para cualquier otro estilo de baile. La precisión a la hora de ejecutar, aunque no necesariamente la fluidez.

 

Y, ¿viceversa?

K/Totalmente necesario. Por la coordinación, la fluidez, musicalidad, confianza, el uso del espacio y suelo. Todos son beneficios que tiene la danza contemporánea que el ballet, en la mayoría de ocasiones, no los trabaja. 

 

¿Qué logra cautivarte de un o una intérprete en escena?

K/Uy, que se le note la pasión que tiene de estar haciendo lo que hace. El que se sienta dueño del escenario, eso que sale y uno no puede dejar de verlo. A veces pasa que uno se distrae viendo las cortinas y esperando a que algo salga mal, a veces no disfruto un show por eso. Pero, me gusta no saber ni qué verle, si los pies, los brazos; que sea tan dueño de su cuerpo y de lo que está haciendo que no quiero que termine nunca.

 

¿Cuál tipo de ballet es el que te gusta más y por qué? (clásico, neoclásico, moderno, entre otros)

 K/Neoclásico es lo que más me gusta, de fijo. Creo y siento que es lo puedo ejecutar mejor. Los ballet clásicos son super técnicos y, claro, uno lo puede trabajar y lograr sacarlo, pero no es lo que tengo de forma natural. Me gusta ese reto de combinar pasos clásicos con ciertas cosas contemporáneas porque requiere mucho más control.

 

¿Cuál es tu ballet clásico preferido?

K/Don Quijote, porque me encanta el estilo español, libre y jocoso. ¡Todo el rato es una fiesta!

 

¿Cuáles son tus bailarinas y bailarines favoritos? 

K/Toda la vida me gustó muchísimo Lorna Feijóo. También Paloma Herrera, Julie Kent, Adiarys Almeida, Marianella Núñez, Svetlana Zakharova, pero, hay muchas. Hombres Baryshnikov, sin duda alguna, creo que todavía no hay otro como él. Carlos Acosta es excepcional y Carlos Caballero es increíble. 

 

¿Por qué no te dedicaste a ser bailarina tiempo completo?

K/¡Híjole! Pues nunca lo vi como una posibilidad porque sieeeempre me hicieron mucho énfasis en las cosas que no tenía para lograrlo. Siempre me dijeron que no tenía el cuerpo, no tenía los pies, no tenía el en dehors. También, mi mamá es súper académica no sé cómo le hubiese sentado la idea de que sus hijas no tuvieran carrera universitaria. Si yo quería ser bailarina de ballet, tenía que irme de Costa Rica. Nunca lo intenté por eso, no le puedo echar la culpa a nadie, porque realmente era yo quien tenía que buscarlo. Siento que si hubiese tenido a alguien encima mío presionandome a hacerlo de fijo lo hubiera hecho. Siempre me pregunto “¿cómo hubiese sido?” 

 

Ahora, también he visto bailarines profesionales que a los 30 años ya están cansados, y yo a mis 33 años estoy deseando que no se acabe. Nada es casualidad. Si no lo hice, es porque no me tocaba. No lo iba a aprovechar y no me iba a encantar. 

 

¿Cuáles cosas se deben de tomar en cuenta al comenzar a practicar ballet?

K/Escoger un buen maestro y no solo pensar en la academia que me queda cerca.

Tener en cuenta que el entrenamiento no solo debe de ser ballet. Apoyo totalmente que se entrene contemporáneo, entrenamiento cruzado, Gyrotonic, Pilates, natación y/o entrenamiento funcional.

 

Contanos algunos estereotipos que la gente tiene acerca de las bailarinas de ballet.

K/La gente cree que no comemos. Sí se come mucho, solo que hay que saber comer. Hay un estereotipo, se piensa que todas las bailarinas de ballet son fresas o pipis. Además, no todas las que bailan ballet son de un nivel socioeconómico alto… ¡para nada!

 

Describinos tu día perfecto.

K/No levantarme muy temprano, de fijo. Ir a nadar. Ir a clase de ballet. Tener ensayo. Almorzar bien rico. Recibir un masaje. Trabajar un par de horas en mi clínica. Cenar muy rico. Salir a bailar y dormir 8 horas.

 

Si tuvieras que comer solamente un alimento/comida durante el resto de tu vida, ¿cuál sería?

K/¡Pizza! 

 

Describite en tres adjetivos. 

K/Soy súper extrovertida, energética y perseverante. 

 

¿Cuál es tu día favorito en el año y por qué?

 K/¡Ay! ¡Mi cumpleaños, de fijo!, o Navidad. ¡Amo cumplir años! Me siento súper querida y acompañada. Me encanta celebrar la vida, todavía no he llegado a esa edad en donde no me gusta cumpli años. Sigo pegada en mis 18 años.

 

Si tuvieras un superpoder, ¿cuál sería?

K/Teletransportarme.

 

¿Perros o gatos? 

 K/Perros. 

 

¿Chocolate o vainilla? 

K/¡Chocolate!

 

¿Café o té? 

K/Té. Me encanta el negro con leche deslactosada. Pero me gusta probar diferentes infusiones.

 

¿Playa o montaña?

K/Playa. 

 

 

Cuando se habla con Kathe, una se siente en confianza. Kathe hace que la conversación sea relajada y llevadera. Además de ser una persona súper accesible, es muy trabajadora, ambiciosa y con gran apertura. 

 

Estoy muy agradecida y feliz de poder acercar la revista a la comunidad del ballet de Costa Rica. Si vos, lector o lectora, sos un bun head,te doy la más grata bienvenida a nuestra revista. De ahora en adelante, podrás encontrar contenido de tu interés. En las Tablas es de ustedes también.