← volver al inicio


Un café con Isabel Guzmán por Carolina

"No te sirve de nada estudiar y tratar de ser alguien más, cuando siempre tu corazón te inclina hacer algo tuyo." - Isabel Guzmán

Carolina Burgos

Es difícil escribir una introducción para esta entrevista porque temo ser encasillada como “brocha” o “chupamedias”, pero Isabel Guzmán es alguien que he admirado desde mis inicios en la danza. Es curioso llegar a un encuentro cercano con alguien a la cual he visto desde lejos en escena pero que nunca he llegado a conocer; la he visto bailar numerosas veces y podría decir honestamente que en cada una de ellas me ha dado algo que abrazar. Además, es un gusto saber que lo lindo que proyecta en el escenario se transmite a su vida cotidiana; es una persona amable, sencilla, carismática, abierta y humilde.

Isabel ha logrado dominar la disciplina de la multidisciplina (como dice ella), y precisamente por esta razón decidimos tomarnos un café con ella para que ustedes la conozcan un poco más a fondo; no sólo como la Isabel que baila, canta y compone, sino también la Isabel como persona.

 

¿Cómo fue crecer con padres con profesiones artísticas?

I/ Pues conveniente, en cierta manera porque llega un momento en donde ellos entienden un poquito tu pasión. Con mi papá, porque yo me crié con él, hubo cierta negociación para ver qué rayos iba a estudiar, tenía cierto temor a que yo me dedicara a esto.    

Mi mamá es artista, siempre hubo una identificación, mi papá lo fue cuando era joven pero después se dedicó a lo académico; aprendí mucho de él. El era músico y arreglista, se involucró mucho artísticamente en Estados Unidos pero al final se dedicó a la educación que es su área. Mi mamá es bailarina y coreógrafa desde que tengo memoria, y pues tengo esos dos lados. Además, en mi casa crecí con la esposa de mi papá que es cantante también y aunque tampoco siguió una carrera artística, gracias a ella pasé rodeada de mucha música.

 

¿Cuándo supiste que querías dedicarte al arte?

I/ Cuando iba saliendo del colegio, 17 o 18 años. Tenía muchas dudas entonces tuve un año sabático en donde me fui a estudiar inglés donde una tía en Canadá y ahí teníamos planes de decidir a ver qué iba a hacer. Me regresé a El Salvador a estudiar arquitectura, pero diay, era un robot, y ¡me iba bien! Me iba bien estudiando arquitectura, pero ahí mi papá se dio cuenta que eso no era lo que yo quería, entonces tenía una gran amiga aquí en Costa Rica y vimos la posibilidad de venirme para acá.

Toda mi vida estuve involucrada en cosas artísticas, en clases de piano, bailo desde que tengo 6 años; hay una parte de mi vida que casi nadie conoce que es que fui gimnasta. Yo fui gimnasta en la disciplina de gimnasia rítmica por 5 años y fui parte del equipo titular de gimnasia rítmica de El Salvador y esto me dio muchas condiciones para dedicarme a la danza. Este es un secretito y tengo varias medallas por ahí guardadas.

Después de que me salí de gimnasia me dije: “yo quiero ser músico” (¡Ja!...) y tenía como esos dos lados que siempre ellos había desarrollado (la danza y la música) en alguna forma. Me decidí a estudiar música y por eso me vine para Costa Rica.

 

¿Tus padres te apoyaron en esa decisión?

I/  Mi papá me dijo “Isabel, ya no matriculés más”.

El plan era que estudiara arquitectura y mientras me siguiera formando en clases de música para que eventualmente cuando terminara la carrera pudiera dedicarme a la música o a lo que fuera. El problema es que la arquitectura, como cualquier arquitecto lo sabe, pasás de 7am a 7pm en la universidad entonces eso me pasó a mí, y si yo quería ser una buena artista tenía que formarme en lo que iba a hacer porque si no lo iba a hacer a medias.

Mi papá entendió eso y vio cómo hacer para que yo pudiera estudiar lo que quería estudiar, y es para mí fue un apoyo invaluable. Y, cuando le dije a mi mamá que me venía para Costa Rica me dijo: “ok, pues me parece que es la mejor decisión que has tomado en tu vida”, y el apoyo de ella también fue valioso.

 

¿Qué le dirías a un hij@ que quiere ser artista?

I/  Lo que yo le diría a un hijo que quiera artista, bailarín o payaso, que lo haga pero que estudie para eso; y lo digo yo que no tengo una carrera universitaria como tal. Tengo muchos estudios pero no tengo el título que diga “universidad” y para mí es vital, y aunque no lo tenga he tratado de formarme muchísimo en lo que hago porque si no no podría hacerlo bien, no hay cómo defenderse en el mundo artístico, y eso es lo difícil. La gente cuando está joven lo confunde, piensa que no se requiere una preparación académica; aunque muchas veces un título en el arte no significa nada en capacidad y talento peropara sobresalir como artista tenés que ser bueno, y para eso tenés que estudiar. 

 

 

’﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽ mí para yo hacer X o Yzen capacidad y talento,

Cuando llegaste a Costa Rica viniste con el propósito de estudiar música y no fue posible. En cambio, entraste a Danza Abierta. En una entrevista que te hicieron en el 2012 mencionaste que querías retomar los estudios musicales, ¿ha sido eso posible?

I/  No, todavía no.

¿Sigue en tus planes?

I/  Vieras que… ¡no sé! Eso fue en el 2013 y después yo volví a CR y mi vida tomó un giro. Mi vida me está llevando a un lugar al que yo no esperaba y esto ha sucedido desde el 2010 hasta ahora. Mi vida ha decidido por sí sola qué voy a hacer.

 

¿Cómo comenzó tu amor por el Teatro Musical y el Broadway Jazz?

I/  Yo me quedé en Danza Abierta, pero cómo Isabelita no podía dejar de estar cantando me metí a una agrupación que se llamaba Voce Viva, que es una agrupación independiente de ópera en donde aprendí un montón y además de eso estaba en clases privadas de canto. Siempre me mantuve formada en todo, entonces de cierta manera estaba haciendo de todo pero era cosas disociadas, por ejemplo, me he formado como cantante lírica desde que me acuerdo pero estaba en danza contemporánea (nada que ver) y al mismo tiempo me gustaba componer. Entonces tenía que hacerlo por separado y yo no entendía. “Vos no eras la que cantaba? Ah no, pero vos no eras la que bailabas”. Había una visión de que Isabel no podía hacer todo, había que decidirse.

En el 2010 participé en una convención de danza que se llamaba Danzaméricas y la convención estaba en sus 10 años de aniversario, entonces los premios que dieron a los ganadores en las competencias eran un poquito más grandes que lo usual en cada año. Ese año me gané un premio que consistía en una beca de estudios intensivos en Nueva York con todo y el pasaje, yo sólo tenía que encontrar la manutención de mi estadía; eran 2 meses. Me fui en el 2010, aproveché para ir a un montón de audiciones y conocer escuelas y personas; y conocí gente que hacía 5 veces más cosas de las que yo hacía. Entonces era increíble ver el concepto de hacer muchas cosas que era algo normal, en las audiciones había una fila de artistas que incluso eran más jóvenes que yo eran los mismos que bailaban, que los que cantaban, que los que hacían los monólogos. Es otro mundo, es otra dimensión.

Ahí me di cuenta que no tenía nada de malo con hacer todo lo que yo hacía. El día en que las disciplinas decidan por mí para yo hacer ¨X¨ o ¨Y¨, eso voy hacer y ¡aquí estoy! Haciendo de todo todavía. Decidí bajar la guardia en ese sentido y relajarme porque lastimosamente en Latinoamérica estamos retrasados en eso y nos obligan a dedicarnos a una sola cosa. Me parece que está bien enfocarse en una sola cosa, pero también hay una disciplina que es la multidisciplina.

 

¿Cómo es el mundo de la danza en El Salvador en comparación con Costa Rica?

I/  Costa Rica y El Salvador sufren de los mismos problemas, lo que pasa es que la dimensión cambia porque el gremio es más grande aquí. Falta de espacios, falta de educación, falta de compañías, falta de espacios de creación, falta de apoyo del Estado; todos esos mismos problemas pero en una versión más reducida porque el gremio de El Salvador es un gremio mucho más pequeño.

 No está en pañales, pero hay una gran carencia que es que no hay carreras artísticas profesionales, solamente artes plásticas. Entonces, es muy duro para la gente joven que quiere formarse porque no tienen a donde ir.

 

¿Por qué este año te tomaste un descanso del mundo de la danza contemporánea?

I/  Ella decidió que yo descansara porque no era que yo no quería. Desde que volví en el 2013 yo decidí que iba a combinar todo lo que hago de alguna forma, y entonces como en Nueva York pude acercarme al teatro musical, mi vida tomó un pequeño giro hacia eso sin que yo quisiera. A mi siempre me había gustado pero nunca descubrí que yo servía para algo así, y creo que nací para hacer eso. Yo debí de hacer hecho eso desde chiquita y ahora entiendo por qué mi cerebro funciona como funciona y es que esa es una disciplina en la que yo puedo hacer todo lo que hago, sin miedo a ser juzgada.

Entonces, por proyectos artísticos que me han salido me ha pesado más la balanza para ese lado, los proyectos artísticos en danza contemporánea tenían que descansar. Además, mi colega y amiga Henriette Borbón también estaba pasando por cosas importantes en su vida, era un año cargado para las dos entonces necesitábamos descansar.  Vale la pena rescatar a la labor de mi amigo Pablo Caravaca, él tenía planes dancísticos y muy gentilmente decidió esperarme.

 

¿Cómo ves la danza actual en Costa Rica? Cosas buenas y malas

I/  Cosa buenas, es interesante ser parte de otra generación y ver a una nueva generación que me ha parecido bastante versátil. Hace algunos años, éramos muy cautelosos en analizar de cuál escuela veníamos y qué estilo hacíamos; yo ahora veo a los jóvenes súper talentosos, como con cierta visión que les ha dado los medios de comunicación y el acceso que tienen al internet. Yo fui a ver la temporada de “Infames” de Ana María Moreno con Danza Abierta y ¡todos me parecían buenísimos! Y no conocía a nade. Y es súper lindo porque es una generación de artistas que se van a defender de miles de formas.

En cuanto a lo negativo, no sé si yo sea la persona indicada para que le preguntes pero yo siempre ver más cosas positivas que negativas porque vengo de un lugar en donde hay la mitad de las cosas que hay aquí. Todo lo que la gente critica y lo que sufren, yo lo agradezco y creo que es mi responsabilidad como inmigrante de hacerlo; es decir, como extranjera siento irresponsable quejarme sólo de lo que no hay, porque aquí yo tengo el doble de lo que tendría en El Salvador. Es difícil de que yo me vaya a quejar, porque siempre me va a parecer valioso lo que se intenta hacer aquí. Sí siento que hay espacios si uno los busca, pero es cierto, hacen falta; lo que pasa es que no están a la vuelta de la esquina como uno quisiera. Es lindo tener varios festivales de danza y ver a grupos independientes como salen de gira, cómo se mueven; pero sí admito que el gobierno podría en cambio de recortar apoyar más, y aquí se hace mucho y podría hacerse más. Definitivamente reconocer en leyes y presupuestos la labor que hacen los artistas y de lo necesaria que es la inversión en cultura en países como Costa Rica.

Algo que creo que es importante y que hace falta en el gremio de la danza, es que nos enseñen un poco sobre la producción y gestión cultural. En este medio, si uno no hace te morís de hambre creativa y económica; porque pueda que nadie te vaya a estar buscando ni llamando. O simplemente para poder emprender los proyectos que uno quiere hacer.

  

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre? Pasatiempos

I/ ¡Ay Dios! ¡Si tuviera! Admito que me encanta quedarme en la cama viendo videos en YouTube, Me pongo a ver danza, a ver obras, a ver películas; ni siquiera veo televisión.

 

¿Cuál es tu comida favorita?

I/ Tengo un problema, tengo dos años de ser alérgica a los lácteos entonces mis comidas favoritas ya no las puedo comer, que eran la lasagna de carne y la pizza. Entonces ahora para comerlas hay que hacer una serie de McGyvers, e imposible que me sepan igual.

 

Si pudieras describirte en 3 adjetivos, ¿cuáles escogerías?

I/  Perfeccionista, creativa, breteadora.

 

¿Tienes algún coreógrafo favorito?

I/  Bob Fosse, Jiri Kylian y Mia Michaels.

 

¿Cuál ha sido la enseñanza más grande que te ha dejado el arte? Alguna experiencia en particular

I/  La primera vez que fui a Nueva York, el mundo artístico de ahí me dejó un sentimiento de impulso a no dudar de ser quien soy ahora.

 

¿Qué consejo le darías a las personas que están comenzando su carrera profesional en el arte?

I/  Que estudien y que traten de buscar su propia esencia en la disciplina para que les ayude a encontrar lo que quieren hacer. No te sirve de nada estudiar y tratar de ser alguien más, cuando siempre tu corazón te inclina hacer algo tuyo.

 

 

 Actualmente, Isabel se encuentra siguiendo sus propios proyectos artísticos que van en la línea del teatro musical y pueden verla en sus presentaciones de "Cabaret Night". No obstante, podemos esperar algo a futuro en la línea contemporánea que estoy segura que no seremos decepcionados.

 Pueden ir a nuestra sección de Galería para ver más fotos de la entrevista, o también pueden ingresar al enlace abajo:

http://enlastablascr.com/galeria/un-cafe-con-isabel-guzman