← volver al inicio


Un café con Camilo Regueyra por Carolina

"Si no tengo conocimiento en producción, ni aliados estratégicos o recursos para derrochar, ¿cuáles son los recursos actuales que tengo para crear?" - Camilo Reguera

Carolina Burgos

Este 2018 trae muchos cambios y metas para la página, algunas que ya les hemos mencionado anteriormente. Así mismo, cada vez son más las personas que nos apoyan en nuestra labor o se suman a nuestro equipo queriendo colaborar en la danza contemporánea desde otro "escenario"; una de esas personas es Camilo Regueyra.

Cami, junto con Bryan Chavarría, se me acercaron el año pasado buscando asesoría en un proyecto que deseaban iniciar, al ver que fácilmente En las Tablas podía absorber ese proyecto y unir fuerzas, no dudaron en formar parte de nuestro equipo. La sección sigue en desarrollo, pero de que se abre este año, se abre

Por esta razón, me pareció una buena idea invitar a Cami a ser nuestro primer entrevistado, no solo para que nos cuente sobre la sección de la cuál está cargo, sino para conocerlo más en su ámbito profesional y personal. Cami ganó el Premio de la Residencia en México por su coreografía "Benjamín" en el pasado Festival de Coreógrafos Graciela Moreno, y poco a poco ha ido abriéndose camino en la danza costarricense. 

Espero que les guste. 

 

Contanos un poco sobre vos (mini biografía)

C/ Crecí hasta los 7 años en Desamparados, después nos mudamos a Tres Ríos y desde entonces vivo ahí con mi familia. Mi escuela la hice en el Castella que creo que me estimuló mucho, el colegio lo hice en otra parte pero definitivamente el Castella estimuló el gusanito artista.  

Fui a ver una presentación de Danza Grafitti en donde bailaba Adrián y Christopher en el Teatro Montes de Oca, por ahí del 2008, y me gustó mucho. Le dije a mi mamá que quería entrar a clases de danza y así comencé, mi familia siempre me ha apoyado mucho.

Iba a clases con Sebastián Méndez y Paola Rodríguez en el sótano de la U.C.R., los dos de la segunda generación de El Barco y Pao me dijo “mae, usted tiene que entrar al Barco”. Paralelo al último año del colegio entré al Conservatorio El Barco; en ese tiempo salía del colegio y me iba corriendo al Barco a agarrar las últimas clases. Con Jimmy pude negociar eso, aprovechar todas las clases que podía y reponer con clases del Taller Nacional de Danza, y ya al siguiente año entrar en el horario normal. Estuve ahí del 2010 al 2013, después estuve 2 años independiente o sin hacer gran cosa, el primer año tuve algunos proyectos, pero el segundo todos mis proyectos quedaron frustrados. Por esa razón, en el 2016 entré a Artes Dramáticas de la U.C.R., porque la escuela obliga a hacer, y ahí sigo aunque este año no voy a matricular por otros proyectos que requieren más tiempo.

  

¿Cómo comenzaste en el montaje coreográfico?

C/Creo que la creación siempre ha estado, desde el Castella porque ahí llevaba pintura y piano, y me estimulaban para crear no solamente a reproducir. El bichito de la creación siempre lo he tenido y pues con los laboratorios coreográficos de El Barco crecía, al igual que ir a ver danza y teatro me hace cuestionarme qué quiero hacer. De hecho, por esa parte de creación fue que ingresé a la U.C.R. a Artes Dramáticas, específicamente para los cursos de puesta en escena. La creación me interesa más que solo ejecutar.

 

¿Podrías decir que tenés tu estilo de montaje coreográfico?

C/No, no creo que todavía tenga un estilo o una estética definida, estoy empezando.  

La exploración siempre está, y he utilizado en varias coreografías, el vínculo  entre los sabores y el movimiento. La primera creación que hice, fue un solo para el Encuentro de Solos Hecho a Mano, en Gráfica Génesis, se llamaba “Pie de Limón” y consistía en eso,  agarrar sabores y traducirlos a movimiento.

 En “YONKIT” que es un dúo con Bryan Chavarría,  utilizamos estímulos muy fuertes que eran el vino y la carne cruda, para generar movimiento.

Sin embargo, un aspecto que sí define mi manera de crear con otras personas es la creación horizontal o colaborativa. No creo en la imposición, ni en decirle a las demás personas qué tienen que hacer, sino buscar y crear juntos.

 

En este momento, ¿cuál es tu entrenamiento?

 C/En este momento no estoy entrenando nada de danza. Pero ando en bici que es un buen entrenamiento, y a veces hago yoga en mi casa. Pero un entrenamiento, como algo sistemático, no. Tampoco es que estoy viendo tele (jajaja)

  

Contame sobre los talleres que impartís.

 C/El año pasado que hice un taller, sistematicé una serie de herramientas que he reconocido a lo largo del quehacer, herramientas que considero importantes a la hora de bailar. Igualmente, esas herramientas las pasé por mi cuerpo para poder compartirlas.

 También, voy a empezar a dar clases ahora en febrero que sería la continuación de ese proceso. Van a ser en Casa Mágica, en Barrio Amón, los miércoles de 7:00pm – 9:00pm

  

¿Cómo fue tu experiencia en el pasado Festival de Coreógrafos, en comparación con tus otras participaciones?

C/Bueno… ¡gané! Eso fue muy diferente a mis experiencias pasadas (jajaja) Con respecto al proceso y al acompañamiento, me sentí más tranquilo; en el 2016 me sentí más corriendo por asegurar el resultado, o tal vez un poco más perdido en el proceso. En el 2017 me sentí seguro desde la audición, y con el proceso de acompañamiento que brindó el Teatro (con Ulises, el coreógrafo mexicano) lo que se hizo fue terminar de pulir. Estuvo muy tuanis. Sin embargo, el  día de la función me sentí incluso más nervioso que las veces pasadas, creo que fue en parte por el premio y la residencia porque esta vez era una posibilidad alcanzable.  

 

¿Cómo ha sido la coordinación de tu residencia en México?

 C/Ya tenemos fecha. Pude escoger mis fechas, me iría en marzo y volvería en julio.

 Durante finales del año pasado, después del festival, hubo un par de reuniones para aterrizar las condiciones. Después hubo un contacto por correos que no ha sido consistente y diario, de hecho ha sido bastante dilatado, pero no ha sido necesario que sea más regular. Ha sido presente y claramente han estado trabajando.

 

Contanos sobre tu nueva (próximamente a abrir) sección en la página de En las Tablas. (cómo nació la inquietud, que buscás con ella)

C/Con Bryan Chavarría veníamos trabajando desde antes de manera esporádica, pero regular, vimos la disposición de hacer un grupo no solo para crear sino para mover danza; como lo es la página que no es exactamente bailar pero que tiene que ver con contribuir al gremio y a la danza contemporánea en Costa Rica. Una de las ideas era hacer un tipo de revista digital que abordara temas de danza contemporánea, justo como una réplica de En las Tablas porque imaginábamos entrevistas a las personas, entrevistas sobre los procesos de creación, videos sobre procesos de entrenamiento, entre otros.  Hablando con Bryan nos dimos cuenta que no tenía sentido hacer algo igual, sino aliarnos y sumar esfuerzos.  Ya después hablando con vos, establecimos dos intereses que son los registros de entrenamientos y los registros de los procesos creativos, precisamente para darles difusión y visibilizar que el producto final conlleva todo un proceso, qué crear y producir para llegar a presentarse frente a un público no se saca de la manga y listo. 

Ya con estos dos objetivos, la estructura que tenemos pensado es dividir el proceso creativo en 4 momentos y abordarlos con videos cortos.

1.    de donde sale el interés de crear

2.    cómo se pasa de esa idea al cuerpo

3.    cómo se pasa al montaje integral, a armar una propuesta escénica (vestuario, plástica escénica, luces…)

4.    previo al estreno, para invitar a la gente a ver la propuesta. 

Esta es nuestra intención con la nueva sección en En las Tablas.

 

 Como artista independiente, ¿qué opinás de la constante baja de oferta de espectáculos en el medio?

 C/Por un lado, vivimos en una sociedad capitalista en donde el interés de la gente es tener un poder adquisitivo creciente que permita ciertas comodidades. Producir danza aquí, y en general, es difícil, entonces muchas veces el producir depende de recursos propios, además que, muchas veces, no resulta en una retribución económica significativa, sino todo lo contrario.

 Sin embargo, está la otra cara, que si los creadores tuvieran una necesidad real,  y no solo un placer de decir cosas, se encuentra de dónde sacar estos recursos, pero si no existe esa necesidad que atraviesa el cuerpo por expresar lo que llevo dentro, pues no habrán esfuerzos suficientes. Y creo que es parte de este contexto costarricense en donde todo es pura vida, todo es tranquilo, donde “no hay nada urgente”.

 

¿Cuál sería una manera accesible de producir?

 C/Reconocer las condiciones reales que hay y trabajar en función a eso. Si no tengo conocimiento en producción, ni aliados estratégicos o recursos para derrochar, ¿cuáles son los recursos actuales que tengo para crear? Existe la calle que puede ser perfectamente un escenario maravilloso y disponible, y si las condiciones reales tienen coherencia con las necesidades artísticas es solo de hacerlo. Contactarse con espacios menos convencionales y más accesibles también es otra opción.  

 

 ¿Cuáles son tus proyectos artísticos para este 2018?

 C/Como este año no matriculé en Artes Dramáticas, me dije “¡ni p****! ¡Voy a ponerme intenso!¡no me voy  a quedar sin hacer nada!”

 Antes de irme a México va a estar el remontaje de “Nadia”, que fue la obra que presentamos en el Festival de Coreógrafos 2016, y que vamos a presentar el 2, 3 y 4 de marzo en una casa en San Pedro, en homenaje a Berta Cáceres y para conmemorar el aniversario de su asesinato.

También estoy en proceso de creación de un unipersonal que se llama “Grito” Luego vamos a presentar “Benjamín” en el Festival La Machine este 23 de marzo, , y ojalá también en el Festival de Algo Imagen que involucra escena con proyección, que va a ser en mayo. Además está el proceso de postproducción del Festival de Coreógrafos del 2017,  con el Teatro Nacional, para volver a presentar “Benjamín” en setiembre.

Así mismo, quiero enviar propuesta para esta edición del Festival de Coreógrafos.

 Y, en  estos días estoy trabajando con Bryan para enviar un proyecto de creación a Proartes.  

 

¿Alguna meta o cambio personal para este nuevo año?

 C/Que salgan estos proyectos y lograr acomodar el tiempo para que me alcance para todo. Quiero seguir metiéndole candela a un programa de radio en el que participo que se llama Radio 8 de Octubre, de denuncia social que visibiliza muchas luchas tanto de Costa Rica como de Latinoamérica. También, seguir apoyando a la Red de Mujeres Rurales. Y, ¡disfrutar!

 

¿Tenés algún pasatiempo?

 C/Como pasatiempo no tengo, pero me gusta cocinar, comer y ver películas.

 

¿Cómo has visto a nuestros candidatos a la presidencia? Aspectos negativos y positivos?

 C/En general en el sistema electoral, no confío nada. En un sistema capitalista, quien tiene los recursos va a seguir teniendo el control y promoviendo un modelo de desarrollo que solo beneficia a algunos, y creo que el sistema electoral es una pantalla para hacernos creer que puede.

 

 ¿Qué creés que es lo que más necesita la danza costarricense en este momento?

 C/Danza (jajaja) Los espacios en donde sí es cotidiano y sí hay producción, están muy institucionalizados y de alguna manera cómodos en cumplir con ciertas funciones. Sé que hay esfuerzos para seguirnos movimiento, pero en general, se necesita más potencia en ese motor y esas ganas de seguir haciendo. Además, creo que es necesario de involucrar a más gente para lograr expandir el rango de influencia de la danza.

 

Cami es alguien a quien percibo como callado y reservado, pero cuando abre su boca para hablar se ve que tiene todo un mundo en su cabeza que vale la pena escuchar. Un artista que entiende su labor y responsabilidad con el arte, que documenta e investiga, y más importante, que quiere dejar algo para la danza más allá de su producto escénico. 

Es muy emocionante trabajar con personas que tienen iniciativas, empuje y compromiso.

 

 

Para ver las fotos de esta entrevista, ingrese al siguiente enlace:

 http://enlastablascr.com/galeria/un-cafe-con-camilo-regueyra