← volver al inicio


Sobre lo bailado en [] Paréntesis Espacio de Danza 2019 por Carolina

Estas mujeres mostraron gran comunicación y compenetración en las tablas. Fue evidente la conexión que han desarrollado entre ellas.

Carolina Burgos

Ficha artística [] Paréntesis Espacio de DanzaDía: jueves 21 de marzo. Coreografía: Aunque no haya sitio a dónde ir Agrupación: Danzú. CoreografíaTráfafo Cavilar Agrupación: Danza TEC. Coreografía: Quizás Coreógrafo: Mario Vircha. Coreografía: Schatten Coreógrafos: Vaya Art of Human Movement. Coreografía: Reptiliano 22mm Coreógrafo: Josué Mora, Patas Frías. Coreografía: Punto Límite Coreógrafo: Luis Piedra, Imago Danza. Coreografía:Up Coming Coreógrafa: Estefanía Dondi. 

Día:viernes 22 de marzo.

Coreografía: Loop Agrupación: Vicky Cortés,UNA Danza Joven. Coreografía: Matesis Agrupación: Dancerías. CoreografíaPernocta Agrupación: La Pochoclera. Coreografía: Oda al diablo Coreógrafa: Kimberly Ulate, Compañía Nacional de Danza. Coreografía: Le Bom Coreógrafa: Laura González Coreografía: Benjamín Coreógrafo: Camilo Regueyra, Yunta/Arte Escénico. Coreografía: Albatross  Agrupación: Company 605.

 

 

Durante el miércoles, jueves y viernes de la semana pasada, se llevó a cabo la tercera edición del festival [] Paréntesis Espacio de Danza, organizado por Danza Universitaria. Como sorpresa, el homenajeado para este año fue el keniano Fernando Anuang´a, bailarín y coreógrafo conocido por fusionar las danzas tradicionales Maasai con su danza contemporánea. 

 

El escenario fue compartido por  compañías estatales, grupos estudiantiles, invitados especiales e internacionales, agrupaciones y artistas independientes. En total se bailaron 20 coreografías durante los tres días del festival. 

 

Al colaborar con el festival, mi intención era poder disfrutar de los tres días del festival, sin embargo, el miércoles sufrí una terrible gripe que imposibilitó mi asistencia. Lastimosamente, no pude ver Traditional Future de Fernando Anuang´a ni tampoco Camuffare, alma de camaleón que, con ansias, esperaba poder ver por primera vez. Entonces, solamente hablaré de las coreografías que más me llamaron la atención, presentadas el jueves y el viernes.

 

Vaya Art of Human Movement es una agrupación independiente, integrada por Raúl Martínez y Tina Halford, no obstante, para esta presentación, Schatten fue interpretada por Raúl Martínez y Melania Fernández. La temática de esta pieza no me queda clara, pero, puedo deducir que se trata de la relación amorosa conflictiva en una pareja. Utilizan una planta y una regadera, como elementos para hacer alusión al cuido de la relación (o al menos esa fue mi interpretación).

 

A pesar de que la temática y la propuesta es adecuada para una plataforma como Paréntesis, hubo varios aspectos de la coreografía que no me convencieron. No fue evidente una compenetración entre los bailarines, por lo que la ejecución me resultó sucia. En varios momentos los dúos fueron anticipados y poco fluidos, tuvieron  momentos de choque. 

 

La interpretación de Melania radicó, principalmente, en gestos y expresiones faciales dramáticas, que resultaban en disociación con el lenguaje de movimiento propuesto en la coreografía. Así mismo, no observé un cuidado en las transiciones entre los movimientos, lo cual acabó ensuciando aún más la obra. Raúl, por su parte, se mostró suelto y en completo confort con su lenguaje, con el tiempo ha logrado apropiarse de él. 

 

Considero que es una pieza con potencial y que estos factores influyeron negativamente en la misma. No obstante, estos son aspectos que, con más tiempo, se pueden depurar. Me gustaría poder verla de nuevo, cuando tuvieran  más tiempo para trabajarla. Así mismo, el público presente pareció disfrutar muchísimo de Schatten, fue muy aplaudida.

 

Estefanía Dondi presentó su pieza Up Coming, obra que anteriormente he visto. Para los que hemos seguido el trabajo de esta bailarina, sabemos que sus obras se basan en la improvisación. Sin embargo, con Tefi me sucede algo muy curioso, al ser esta (la improvisación) su herramienta base para sus coreografías y al utilizar un lenguaje muy similar en ellas, se me confunden sus obras. 

 

Estoy segura que ella tiene sus temáticas y pautas claras, pero como público, me cuesta muchísimo identificarlas. En Up Coming pude reconocer la primera escena, ya que baila siempre en el piso, pero el único otro elemento que pude determinar para diferenciar las otras escenas, fue la música. Esto debido a que no encontré dinámicas dentro de la pieza, lo cual hizo que me resultara monótona. 

 

Desde mi opinión como intérprete-espectadora, le recomendaría a Tefi prestarle un poco más de atención a estos aspectos, ya que afinarían muchísimo esta y otras obras. Considero que ella es una bailarina con una gran corporalidad y manejo de su cuerpo, una artista virtuosa y con muchísimo talento. 

 

Encuadre fue la coreografía que cerró la noche del jueves, presentada por Colectivo R3M, interpretada por Michelle Sánchez, Sofía Riggioni y Andrea Núñez. Estas mujeres mostraron gran comunicación y compenetración en las tablas. Fue evidente la conexión que han desarrollado entre ellas. La temática aborda el encuadrar a las mujeres en ciertos roles impuestos por la sociedad y para denotar esto, trazan el perímetro de un cuadrado en el escenario. 

 

El lenguaje escogido para comunicar esta temática creo que no fue el ideal, ya que en la mayor parte de la obra, nos llevan por muchos lugares de posibles interpretaciones y la trama no queda clara. Sin embargo, debo admitir que tuvieron un gran desempeño técnico de dicho lenguaje y sus gestos no se vieron fingidos en ningún momento, sino reales y naturales. 

 

La escena final es sumamente poderosa y es donde, como público, entendemos a cabalidad la temática. Sofía se coloca un corsé y es manipulada por sus compañeras de manera tosca y dominante. De forma esperanzada, Sofía logra soltarse de estas ataduras y sus compañeras también logran salirse de ese cuadro. Sin embargo, debo decir que el texto utilizado al final es innecesario y regala el argumento, la escena del corsé es más que clara para encerrar lo que quieren dar a entender. 

 

Para el viernes, se presentó Benjamín de Yunta/Arte Escénico y Oda al diablo de la Compañía Nacional de Danza, dos obras con grandes requerimientos técnicos. A pesar de que Benjamín ha sido una de las mejores obras que he visto en la última década (opinión personal), no creo que fuera la mejor escogencia para una plataforma como Paréntesis, que no ofrece estas herramientas técnicas en escena. Debo decir, sin el videomapping, Benjamín no es la misma. 

 

Kimberly Ulate, coreógrafa de Oda al diablo, adaptó, muy astutamente, lo mejor que pudo, la pieza para este festival. La primera vez que vi esta obra no logró cautivarme, pero, a pesar de esto, sus escenas resultaron muy atrayentes, ya que alcanzó utilizar todas las posibilidades que le brindó el Teatro de la Danza. Para esta ocasión, a pesar de adaptarla para este escenario, muchas de esas riquísimas imágenes se perdieron, como la primera escena donde cuelgan y solo se ven los pies, la escena de los intérpretes atrás con la luz verde y la máquina de humo, que hacía alusión a que estaban entrando al inframundo y la escena del columpio. 

 

Así mismo, considero que, se debió de mantener el formato del año pasado, en donde las compañías presentaron solamente un extracto de sus obras, para mantener la dinámica del programa. Tengo entendido que Danza Universitaria presentó un extracto de Limbo. Pero, la CCDUNA, al igual que la CND, presentó la coreografía completa. Sin embargo, esto es mi opinión ya que Oda al diablo tuvo una gran aceptación por parte del público. Al parecer la duración no fue un problema.

 

Resalto la interpretación de Wendy Chinchilla, quien, como he dicho en ocasiones anteriores, es una intérprete monstruosa y con gran dominio técnico. También quiero mencionar el gran crecimiento interpretativo y técnico que ha tenido Tamara Otárola. Cada vez que la veo bailar está mejor y mejor.

 

Albatross fue el dúo bailado por los esposos Josh Martin y Lisa Gelley, invitados internacionales. La mayor parte de la coreografía es bailada tapándose los ojos mutuamente, de manera que, la imprevisibilidad es un factor que mantiene al público interesado. Sin embargo, no hallé momentos climáticos ni cambios en la dinámica, por lo que llega un punto en la pieza en donde se vuelve monótono. 

 

La conexión entre ambos artistas, que además son un matrimonio, es increíble. Durante toda la obra se movieron de manera muy natural y resultó evidente la gran comunicación que tienen. Al final, recibieron un cálido y gran aplauso por parte de todos los presentes. 

 

En lo que respecta al festival, debo confesar que la curadoría de esta edición no acabó de satisfacerme, ya que hubo una que otra obra (no mencionadas aquí), las cuales considero no calzan en su totalidad con el formato de la plataforma. Pareciera ser que, en esta ocasión, optaron por tener programas cargados de variedad. No es un aspecto negativo, al contrario, es totalmente válido escoger variedad. Pero que esto sea una constante en todas las ediciones. Sino, entonces, instarlos a tener un objetivo claro en la escogencia de las propuestas. 

 

[] Paréntesis Espacio de Danza es mi plataforma dancística favorita. Me encanta llevar mis snacks, ver danza y saber que puedo ingresar y salir de la audiencia en cualquier momento. Su carácter y propuesta escénica logra atraer públicos diferentes al movimiento. Abren talleres gratuitos al público e invitan grandes expositores de la danza, creando conexiones con otros continentes y artistas que, posiblemente, de otra manera, como comunidad, no tendríamos acceso. 

 

Si no lograron ir a esta edición, les invito a seguir de cerca los pasos de Danza Universitaria. Al menos yo espero, con muchísimas ansias, desde ya, la cuarta edición de [] Paréntesis Espacio de Danza.

 

 

 

Fotógrafa: ITXN Photo. Obra: Quizás de Mario Vircha interpretada por Mario Vircha y Wendy Chinchilla.