← volver al inicio


Puntos de Encuentro y Revés por Carolina

...presencié diversas piezas con temáticas muy distintas pero todas unidas por un genuino goce por la danza...

Carolina Burgos

Ficha artística Puntos de Encuentro. Coreografía: Don Ico Coreógrafos: Felipe Salazar y Daniela Cubero. Coreografía: ¿Qué hacer con 8 minutos de fama? Coreógrafas: Rocío Barrenechea y María Fernanda Gómez Oliver. CoreografíaOscura Luna Coreógrafos: Katie García. Coreografía: Como dos, cómo yo Coreógrafos: Giovanna Carimatti y Lucho Flores. Coreografía: Zoo Coreógrafos: Victoria Morante. Coreografía: Speech Fase 1 Coreógrafos: Diego Alvarez y Tania Melnikova. Coreografía: Luchadores Coreógrafos: Oscar Olvieros y Andrea Salas. Coreografía: #BiMind# Coreógrafos: Julie Tartaglia y Camila. Coreografía: Huesos de Lagartija Coreógrafos: Eric Soto y Katya García. Coreografía: Habitar Coreógrafos: Pedro García. Sábado 2 de febrero en el Liceo Samuel Sáenz en Heredia.

 

 

El 2019 comenzó bastante movido en la comunidad dancística.. El evento que abrió este año danzado fue la plataforma de entrenamiento Revés, que se llevó a cabo durante el mes de enero en el Liceo Samuel Sáenz en Heredia. Con una gama variada de profesores y gran respuesta por parte del público y talleristas, Revés tuvo una exitosa quinta edición. 

 

Sobre la edición

 

A diferencia de otras plataformas dancísticas nacionales, Revés tiene una característica muy peculiar, ya que se enfoca, principalmente, en brindar diferentes tipos de entrenamiento en donde el artista obtiene diversas y variadas herramientas, para, luego, ponerlas en práctica según su estilo y necesidad. Es por esto que, entre los profesores de esta edición se encontraron profesionales en danza contemporánea, Jiu- Jitsu, yoga, karate, ballet clásico y hasta acondicionamiento físico. 

 

Decidí participar de una de las clases impartidas, ya que creo importantehablar de la experiencia vivencial sumado a mis percepciones sobre Puntos de Encuentro, al ser el pilar de la plataforma.Asistí a la clase de vinyasa yoga, a cargo de Tatiana Sánchez y un gran número de participantes, en la que, todos reunidos, en un gran círculo, seguimos a la profesora durante la primera parte de la sesión. Se trabajó de una manera fluida pasando de una postura a otra, en lugar de sostener las mismas por cierta cantidad de respiraciones, por lo que se experimentó otro tipo de resistencia. Personalmente, creo que fue la clase ideal para eliminar tensiones y realizar estiramientos activos, en el que hubo una buena mezcla de relajación y trabajo. 

 

La segunda parte de la clase consistió en realizar masajes y liberar puntos específicos de tensión en parejas, lo cual me recordó lo hermoso de trabajar con otros artistas, especialmente, si no se conocen (recordemos que llevaba un año de no entrenar técnica, por lo que estoy oxidada con ciertos conceptos). Durante este momento de trabajo, pude evidenciar la familiaridad que tenían los talleristas de Revés, lo cómodos que se veían al trabajar unos con otros y compartir ese espacio. Podría pensarse que es algo normal, que suceda después de 4 semanas de trabajo pero la realidad es que esto no sucede en todas las plataformas, por lo que recordé lo mencionado por Jose Álvarez en la primera nota: “La clase es un pretexto para que la gente esté en un mismo tiempo y espacio conociéndose”.

 

Puntos de Encuentro

 

Puntos de Encuentro es un espacio de composición coreográfica y laboratorio de creación escénica, donde todos los participantes pueden mostrar al público sus obras. Independientemente que hayan sido creadas durante el mismo mes, sean trabajos iniciados, piezas a las cuales deseen darles continuidad después del mes o, simplemente, inquietudes que hayan surgido durante su tiempo en Revés. 

 

Para esta edición hubo dos días dedicados a Puntos de Encuentro, el viernes 1 y el sábado 2 de febrero ambos en el Liceo Samuel Sáenz. En total hubo 18 coreografías separadas en 8 el primer día y 10 el segundo, las cuales tuvieron una muy buena respuesta de 80 personas en la audiencia por espectáculo. 

 

Decidí ir el sábado, presencié diversas piezas con temáticas muy distintas pero todas unidas por un genuino goce por la danza, que al fin y al cabo funcionó como hilo conductor. Así mismo, el maravilloso personaje de luchador, cuya labor fue presentar las obras y mover al público resultó ser una pieza trascendental para el dinamismo de la noche. 

 

El espectáculo tuvo una duración aproximada de dos horas. Como audiencia nos vimos forzados a movernos a diferentes partes del gimnasio, ya que cada obra contaba con su peculiar diseño espacial, lo cual me pareció sumamente enriquecedor porque lograron explotar todas las posibilidades del espacio. Además, el humor estuvo presente en muchas de las piezas y a lo largo de la noche, por lo que en ningún momento se sintió pesado o tedioso el programa.

 

Un aspecto que deseo resaltar es cómo muchos de los participantes evidenciaron en las tablas sus raíces culturales: desde danzas tribales hasta la narración de sus experiencias y encuentros con otros artistas, lo que enriqueció el espectáculo en gran manera. Como público pude aprender y apreciar un poco sobre lo que estos talleristas trajeron para compartir, que al final ese es uno de los objetivos de Revés. En general, se demostró gran dominio escénico y corporal por parte de todos los intérpretes. 

 

Puntos de Encuentro finalizó con una obra que invitó al público a bailar con los intérpretes en escena que poco a poco se fue transformando en una pequeña fiesta escénica. ¡Gran manera de cerrar esta quinta edición! Puedo decir, con certeza, que Revés fue un espacio sumamente disfrutado por todos aquellos que participamos. 

 

Por último, quiero resaltar, nuevamente, la importancia de contar con plataformas de este tipo, ya que no solo permiten capacitarnos con valiosas herramientas y enriquecernos de otras culturas, sino que posiciona a Costa Rica como un punto importantísimo de conexiones y alianzas. Revés no es un espacio cualquiera, aquí se ofrecen diversas clases con diferentes profesores, cada quien es el que escoge cuál se ajusta mejor a lo que busca como artista. Además, si se trabaja un poco más, se cuenta con un espacio gratuito de presentaciones dancísticas con una gran y receptiva audiencia.