← volver al inicio


Microescenas del suicidio en Fabiano por Carolina

...como espectadora interpreté tanto sufrimiento como placer, la satisfacción que el dolor, en ocasiones, puede causar.

Carolina Burgos

 

Coreógrafo e intérprete: Eduardo Guerra Rodríguez, Creación Videográfica: Gustavo Abarca. Fecha y Lugar: Domingo 8 de mayo, Salón #2 de Danza Universitaria. 

 

 

Hace casi tres semanas, asistimos a la temporada de estreno de Fabiano, unipersonal creado por el bailarín Eduardo Guerra Rodríguez de la Compañía Danza Universitaria. Duranteuna noche lluviosa, en el salón #2 de la Compañía, aproximadamente 35 personas fuimos espectadores de la intimidad del personaje y su lucha con el suicidio. 

 

Fabiano no es la historia de ningún personaje en particular, ni mucho menos una cronológica. “Fabiano es una metáfora del estado emocional de un ser que muestra una realidad actual” (tomado de Fabiano: unipersonal sobre el suicidio). Esta obra está compuesta por diversas escenas o microescenas y utiliza diferentes recursos como el texto, diseño de proyecciones, además de elementos escenográficos.

 

Desde el momento en que entramos al salón, se sintla tensa carga energética, casi como si estuviéramos invadiendo la intimidad del personaje. Somos invitados al espacio del intérprete pero no influimos en el desarrollo o desenlace de la pieza. 

 

La obra inicia con Eduardo sentado en una silla, conectado a un monitor cardíaco. Posterior, utiliza los agarres que tiene una de las paredes del salón para treparse en ellas, creando imágenes muy llamativas. A pesar del riesgo de estar a esa altura, sin ningún soporte, hubo una gran suavidad y control en el movimiento y en las transiciones, haciendo de esta escena algo muy placentero de ver. 

  

Durante la obra, el bailarín se apoyó en el recurso de diseño de proyecciones de un video  creado, pregrabado y editado por Gustavo Abarca. Las proyecciones realizadas en la pared más grande del salón funcionaron a manera de espejo a lo que él estaba realizando en escena. Hubo una clara relación entre Fabiano y la proyección, lo que provocó la sensación de una conversación o con su alter ego o con su personajedel más allá. Este fue un elemento refrescante y maravilloso para la propuesta.

 

Otra escena que capturó muchísimo mi atención fue cuando el bailarín transforma el espacio a una sala de operaciones. Revela un trozo de sandía que se encontraba debajo de una manta y comienza a realizar, a lo que interpreté, un procedimiento quirúrgico. Eduardo, luego, introduce su dedo en la sandía, haciéndome alusión a la expresión “metiendo el dedo en la llaga”. Sin embargo, como espectadora interpreté tanto sufrimiento como placer, la satisfacción que el dolor, en ocasiones, puede causar. 

 

Fabiano fue una obra poderosa en imágenes y recursos. No obstante, algunas decisiones creativas las hallé predecibles. Como, por ejemplo, el momento en que Eduardo está en la esquina del salón bailando y diferentes frases son proyectadas en las paredes. También el uso del texto, ya que no sirvió de complemento sino que redundó en la temática, que por sí sola es clarísima. Entorpeció lo rico en movimiento propuesto por el artista y considero que estuvo de más. Una mayor sutileza en la propuesta de la temática hubiese aportado más.  

 

A lo largo de los años, he visto a Eduardo en diferentes propuestas coreográficas y me parece un gran bailarín y potente intérprete, esta no fue la excepción. Para Fabiano, a nivel de estructura coreográfica, recomendaría una mayor depuración y valorar el aporte de todos los elementos y recursos envueltos. Para nuestra dicha, sabemos que las coreografías están en constante cambio y que no existe el producto coreográfico “final” como tal, ya que las piezas están en constante evolución y mejora. 

 

Felicito a Danza Universitaria por generar alianzas con diferentes escuelas, que permiten el intercambio de la danza con otras disciplinas. Así mismo, considero valiosísimo el aporte de este proyecto a la eliminación de temas tabú como el suicidio. Ojalá puedan adaptar Fabiano para poder girarlo y presentarlo en diferentes espacios, en especial, centros educativos; las nuevas generaciones deben tener contacto con la danza y estos temas. 

 

 

 Fotografía tomada del Facebook de Danza Universitaria. Fotógrafa: Anel Kenjekeeva.