← volver al inicio


Los cuatro enfoques de La Semilla por Carolina

...como artistas del movimiento, debemos trascender en nuestra sociedad.

Carolina Burgos

Como parte de la colaboración de contenido exclusivo que realizamos con el Certamen La Semilla, hablamos un ratito con Pablo Caravaca, director del certamen, sobre los principales enfoques que tiene esta plataforma. Si ustedes, amados lectores y lectoras, no quieren perderse ni un solo detalle de este contenido único sobre La Semilla o Pablo Caravaca, aquí les dejo unos enlaces importantes:

 Un café con Pablo Caravaca

Conozcamos el Certamen La Semilla

La tercera edición del Certamen La Semilla

 Certamen La Semilla 2019: en tierra fértil

 

Como se habló en la nota Conozcamos el Certamen La Semilla, este espacio es una plataforma dancística en microespacios. A la hora de crear este espacio, Pablo decidió enfocarse en 4 aspectos importantes que conforman este certamen. El primer enfoque que propone el Certamen La Semilla es generar empleos. El formato de esta plataforma se basa en presentar obras coreográficas en un espacio de 1,5 metros cuadrados. Esto representa una gran facilidad para poder girar las piezas a diferentes plataformas, pero, especialmente, a diversos espacios. Me gusta llamarle a La Semilla danza de bolsillo, ya que caben en cualquier parte. No necesitan grandes condiciones para compartir sus trabajos y el espacio, usualmente, es un factor determinante en las presentaciones. 

 

De la mano con el primer enfoque, se encuentra el segundo, la utilización de espacios alternativos. Para un artista independiente tener acceso a espacios para presentar sus trabajos representa una tarea casi imposible de alcanzar, debido a la falta de solvencia monetaria; el alquiler de los teatros  y otros espacios es muy caro. 

 

Las alianzas que mantiene La Semilla con otras plataformas de danza permitenque el primer y segundo enfoque sean alcanzados. Usualmente, estas organizaciones intervienen espacios alternativos, por la misma razón dada anteriormente, así, La Semilla encuentra una excelente oportunidad para presentar sus obras de micro espacio. 

 

Así mismo, con estos convenios, los artistas reciben una remuneración por su trabajo. Lastimosamente, la retribución monetaria en nuestra profesión no es común, pero, este espacio ha buscado posicionar  las obras seleccionadas en su certamen y seasegura que estos sean compensados. En los 3 años del Certamen La Semilla, sus participantes han estado presentes en la mayoría de las plataformas dancísticas del país y solo en dos ocasiones no han recibido una paga, aspecto a resaltar. 

 

El tercer enfoque que propone  el certamen, el cual es nuevo para este año, se trata de la labor comunitaria. Como se habló en la nota de “La tercera edición de La Semilla” están gestionando espacios para poder impartir talleres de danza a escuelas junto con la Municipalidad de La Unión de Tres Ríos. De esta manera, también se generarán empleos y se crearán públicos.

 

Como último enfoque, también de la mano con el anterior, el Certamen La Semilla procura  aportar su granito de arena en descentralizar la danza. Tanto Pablo como el equipo de La Semilla creen que la danza no debe de estar enfocada, solamente, en la GAM. Actualmente, se gestionan los últimos detalles para realizar una gira a Liberia, Guanacaste, este es el primer paso para llevar las propuestas del certamen a otras zonas deCosta Rica. 

 

Como ven, el Certamen La Semilla es muchísimo más que una presentación, el trabajo que realiza esta plataforma es fundamental para el crecimiento de la danza en nuestro país y de nuestra comunidad dancística. Su ejemplo y sus cuatro enfoques pueden ser aplicados en nuestra labor profesional como artistas. 

 

La labor de La Semilla se extiende después del escenario y pretende alcanzar numerosos objetivos. Deberíamos realizar nuestra parte para que las personas se enamoren de la danza y la mejor manera de hacerlo es facilitar el contacto con ella, llevándoles la danza y no esperar a que lleguen  al teatro. El esfuerzo que realiza Pablo con este certamen nos recuerda que no podemos pretender que nuestra danza se quede solamente en las tablas, como artistas del movimiento, debemos trascender en nuestra sociedad. 

 

 

Fotografía cortesía del Certamen La Semilla. Fotógrafo: Gabriel Madriz