← volver al inicio


"Imposible Quietud" llega a las tablas por Carolina

Imposible Quietud, su nombre lo dice todo: siempre estamos en movimiento.

Carolina Burgos

Después de estrenar un extracto de su obra en el pasado Festival de Coreógrafos Graciela Moreno, Camilo Regueyra regresa a las tablas del Teatro de la Danza para presentar su obra completa Imposible Quietud. Gabriel Rodríguez, Cristina Rojas, Bryan Chavarría y Estefan Esquivel, junto a Camilo traducirán a una coreografía la evolución e historia del movimiento.

 

Esta obra nace a partir de la reflexión sobre la interrogante “¿por qué nos movemos?”. Imposible Quietud, su nombre lo dice todo: siempre estamos en movimiento. “¿Qué es lo que posibilita, a nivel orgánico, el movimiento?”, se preguntó Camilo. Para el ojo humano podría parecer que estamos en inactividad, pero, a nivel celular y molecular siempre estamos activos. Si lo llevamos a otras áreas, podemos plantear que el espacio está en constante expansión, la Tierra no deja de rotar, los ecosistemas se encuentran en desarrollo, entre otras cosas. ¡Es imposible quedarnos quietos!

 

En octubre del 2018, el coreógrafo propuso la idea como punto de partida y convocó a los bailarines. En el proceso, Imposible Quietud pasó a ser una creación colectiva. Cada uno de los intérpretes se ha apropiado de la propuesta y Regueyra ha sido el encargado de filtrar el contenido para la pieza. Así mismo, el creador sumó esfuerzos con personas ajenas a la danza, para nutrir la obra de diferentes perspectivas. “Escogí estas personas por los diferentes bagajes que tienen. Posiblemente, si  el intercambio solo hubiese sido con bailarines quedaría  reducido, pero estar con personas con otros trasfondos amplía el panorama” agregó Camilo.

 

Desde el inicio del montaje, Camilo se propuso tener un proceso en el que tanto él como el elenco reflexionaran sobre la temática y sus hallazgos, por encima de la creación del movimiento. A través de las retroalimentaciones y conversaciones con las personas cercanas al proyecto, pudieron definir la partitura del movimiento. Se plantearon una exploración a través de la evolución para, al final del proceso, explorar el goce por el movimiento. 

 

Imposible Quietud está compuesta por cinco escenas en las que unas se traslapan con otras. Es un trabajo a modo de presentación de la historia del movimiento, desde el Big Bang hasta la sociedad contemporánea. Tanto el coreógrafo como los intérpretes, definieron conceptos o aspectos a desarrollar en las escenas, llegando así a un lenguaje de movimiento que responde a cada uno de los momentos de la evolución del movimiento. “Para una escena se trabajó desde la cotidianidad y el ritmo de producción capitalista. Para otras, los intérpretes propusieron los giros y la fuerza gravitacional. También hay premisas del contact en relación a la atracción”, comentó Camilo. 

 

Imposible Quietud se estará presentando este 4, 5 y 6 de octubre en el Teatro de la Danza. Les invitamos a visitar nuestra Agenda de Danza para revisar más información sobre el evento.