← volver al inicio


Gatas Brabbas por Carolina

“Gatabrabba” duró aproximadamente una hora y media, y al contrario de lo que ustedes puedan pensar no hubo momento para el aburrimiento, por la simple razón de que lograron mantener al público activo e interesado. 

Carolina Burgos

Fui a ver “Gatabrabba” la semana pasada en su día de estreno junto con Ingrid y nos recibieron con los brazos abiertos; estábamos expectantes de asistir, ella por el reto fotográfico y yo por la razón de este remontaje. Esta obra fue la que inauguró Gráfica Génesis como espacio escénico hace 7 años, es dirigida por Jimmy Ortiz y contó con alrededor de 24 intérpretes en escena que por la excepción de tres, el resto fueron mujeres. Admito que de este espectáculo salí saturada de información, fue mucho contenido para procesar por lo que escribir este post me va a resultar un poco difícil, ¡tengo mucho por compartirles! No hablaré de cada escena porque el post se haría una lectura de 30 minutos pero haré mi mejor esfuerzo por ser puntual.  

“Gatabrabba” duró aproximadamente una hora y media, y al contrario de lo que ustedes puedan pensar no hubo momento para el aburrimiento, por la simple razón de que lograron mantener al público activo e interesado. ¿Cómo? Hubo un total de 11 escenas, cada una en un lugar distinto por lo que había que estarse moviendo para poder verlas; comprenderán ahora por qué la mención de la saturación en el párrafo anterior. No obstante, considero que en su mayoría aportaron a la temática general de la obra la cual (a mí parecer) fue la percepción social que se tiene sobre la mujer, ya sea como objeto o como asesina del machismo.

Sin embargo, la temática/sinopsis de la obra fue descrita por su director de la siguiente manera: Gatabbraba es una alucinación masculina sobre la mujer. Desmembramiento alucinónego y parcial pero profundamente humano sobre el otro, y vernos como sujetos de reconocimiento y fantasía!”  (Tomado de los detalles del evento de “Gatabrabba” en Facebook) …. ¿Qué? Suave, no entendí. Hay que leerlo otra vez.

No comprendo por qué en la danza contemporánea se suelen hacer textos describiendo ya sea una obra, un espectáculo, un performance o inclusive una temática problemática de una manera prácticamente inentendible. Perdón, pero no veo la necesidad de utilizar palabras tan complicadas que juntas no tienen significado alguno y carecen completamente de una idea principal o concepto. No es que la temática esté mal, es simplemente que se puede describir de una manera clara para el espectador o potencial público. Si una persona que no acostumbra ver danza lee una sinopsis así, no va a querer asistir al espectáculo porque si ni siquiera entiende esto va a pensar que posiblemente no va a entender la obra.

El comienzo de “Gatabrabba” es impresionante, hallo muy atractivo ver tantas bailarinas en escena al mismo tiempo. Cada una con un personaje distinto pero todas con un carácter fuerte; seguras e imparables, era imposible apartar el ojo del escenario. Debo decir que los unísonos estuvieron muy sucios lo cual le restó fuerza a la escena en sí, pero lo que se emanó en ese momento fue una especie de empoderamiento hacia la audiencia.

La escena de la cama fue espectacular; varias de las chicas juntas en una cama jugando y secreteando, comiendo bananos, y sólo las podíamos ver si nos asomábamos entre los huecos de las tarimas que las tapaban a ellas. Confieso que personalmente me incomodé ya que sentí como si estuviera viendo una escena casi pornográfica…. hasta que ese banano es picado en montones de pequeños pedacitos. Ese giro no me lo esperaba y  lo hallé fabuloso.

Posterior a esto, Sofía Solís tuvo un solo alrededor de un teléfono representando ese momento por el que todas hemos pasado; cuando esperamos a que ese mae nos llame. Me tomo el momento para resaltar su interpretación ya que desprendiendo su técnica y habilidad logró impresionarnos. Si tuviera que escoger una escena favorita, escogería esta.

No obstante, hubo una escena en particular de la cual me gustaría hablar un poco que es la de la chica con el candelabro y el arroz con leche. Fue una escena corta en donde se utilizó el texto, pero a diferencia de la mayoría de las coreografías, éste verdaderamente contribuyó. Fue suficiente para dar una pincelada más al paisaje sin delatar por completo la temática y sin que la obra girara alrededor de él (como suele pasar tantas veces).

El final de la obra fue lo que más me desconcertó. Acaba de una forma muy contundente para el espectador y con una imagen muy fuerte, todas acostadas de espaldas semidesnudas y una mujer loca de remate que mata al hombre. Al menos yo sentí que ocupaba un momento para recuperar mi aliento después de semejante viaje, pero nos despidieron de una manera horrible. Cierran la cortina de plástico que separa a los espectadores de las bailarinas y nos dicen “gracias”, y se acaba. No hay tiempo ni para aplaudir, se sintió como una patada en el trasero hacia la puerta. Como público queríamos agradecer por lo que nos habían dado y en cambio nos fuimos con aplausos pausados mientras caminábamos a la salida. Además, considero que el coreógrafo o director de escena debe tomarse con la importancia del caso el saludo por parte de los intérpretes.

Agradezco este paseo al cual nos invitaron a dar y los felicito porque definitivamente se vio el arduo trabajo que realizaron en las tablas, no sólo por parte de los intérpretes, pero en especial del equipo de producción. Resultó ser un espectáculo sumamente interesante que logra mantener todas las emociones a flor de piel. Me es difícil intentar generarles las mismas sensaciones que tuve en “Gatabrabba” a través de este post, pero es que es tanto que es imposible comprimirlo en un par de páginas. Si tuviera que compararlo con algo diría que fue una montaña rusa; en especial las dos escenas de cierre que casi nos hacen alucinar. Varios me han preguntado “¿vale la pena ir?”. Mi respuesta: “definitivamente”; así que si este post no les resulta suficiente, vayan y compruébenlo ustedes mismos.

Y, las fotos de este espectáculo están IN-CRE-I-BLES! Para mí, las mejores que Ingrid ha tomado hasta ahora. Ingresen al enlace de abajo para ir directo a nuestra sección de galería y recuerden que todas están a la venta:

http://enlastablascr.com/galeria/gatas-brabbas    

  

GATABRABBA 

Coreógrafo: Jimmy Ortiz

Intérpretes: Erika Mata, Ana Paula Rivera, Vanessa Beltrán, Daysi Servigna, Cristina Rojas, Paola Rodríguez, Lucía Rivera, Adriana Cuéllar, Doris Campbell, Marian Wedel, Catalina Zeledón, Lina Yirí Valverde, Mónica Sánchez, Michelle Sánchez, Sol Pardo, Andrea Núñez, Sofía Solís, Annemarie Altmann, Cinthya González, Lester Brenes Cristina Ureña, Grabriel Araya y Ana María Moreno.

Lugar: Gráfica Génesis

Fecha: 2 de diciembre, 2016