← volver al inicio


Entrevista con Pepe Hevia por Carolina

“en el momento en que la danza deja de ser una necesidad vital, dejan de ser artistas y se convierten en trabajadores.” - Pepe Hevia

Carolina Burgos

Este año, por primera vez, tenemos la dicha de colaborar con la agrupación de 33 Danza compuesto por Juan Leiva y William Retana. Estos chicos, en los últimos años, han estado participando en muchas plataformas tanto nacional como internacionalmente: creando constantemente. Para su nueva temporada han invitado al coreógrafo, maestro y bailarín cubano Pepe Hevia. Nosotros en nuestra búsqueda de crear una colaboración aún más integral, decidimos aprovechar la oportunidad de entrevistar a tan reconocida personalidad.  

 

Comenzamos hablando de su vida, ¿quién es Pepe Hevia? Pepe tiene una extensa trayectoria que abarca casi su vida entera, ya que desde los 5 años comenzó a bailar en un programa de televisión. Durante ese tiempo desarrolló su faceta televisiva. Posteriormente, el programa se convirtió en la primera Compañía Profesional de Niños, en la cual Pepe estuvo desde los 7 años, allí comenzó a coreografiar por lo que muy rápido inició en el arte de la composición. 

 

 “En un momento dado, entré a la Escuela Nacional y al entrar a estudiar Danza fue olvidar, inmediatamente, toda la sensación mediática del niño que hace televisión y me enamoré por completo de la danza, desde el estado más académico y honesto.” 

 

Antes de graduarse, en 1986 se funda la Compañía Danza Abierta y Pepe pasa a formar parte del primer elenco. La experiencia fue realmente importante, ya que vivió la primera ruptura fuerte que hubo en Cuba del paso de la danza moderna a la danza contemporánea. Así, se convirtió en uno de los coreógrafos de la vanguardia cubana más importantes, siendo aún muy joven. 

 

Continúa relatándonos sobre su vida. En 1992 decide mudarse a Barcelona, a quien llamó su segunda casa, y baila en la compañía catalana Metros, en donde confesó que no se sintió muy cómodo. También ha bailado en Transit, Lanómina Imperial, e Increpación Danza. En 1993 se atrevió a fundar su propia compañía, la cual ha ganado importantes premios a lo largo de los años. 

 

“La parte más interesante que disfruto ahora es el logro de esa estética tan personal que he conseguido, a través de la continuidad tan profunda y el trabajo docente en función de la creación. No creo que haya inventado nada, pero sí encontrado una fórmula muy personal. Mi formación viene de la danza clásica, moderna, postmoderna y contemporánea, con las cuales fui madurando y desechando; en donde hice como un híbrido que es este estilo Heviano, que tiene una manera de mover los brazos y pies, de trabajar el centro y que trabaja la emoción desde una contención y no un drama. Yo no busco el drama, no creo en el drama, pero sí creo en la intensidad y en cómo los seres humanos vivimos las cosas realmente, no las vamos desnudando por la calle creando un drama sino vamos procesándolas y viendo cómo seguimos con nuestra vida.”

 

Con el pasar de la conversación me doy cuenta de que, sin querer, Pepe comienza a responderme otras preguntas que tengo para hacerle más adelante en la entrevista. Pero yo, sin querer interrumpir este fluir, dejo que continúe hablando y me desentiendo del orden que traigo preestablecido. Es mejor tener una buena conversación orgánica a tener una entrevista cuadrada.

 

Entonces, al hablar de la intensidad que el coreógrafo busca en sus bailarines le pregunto: “¿tiene definidas algunas pautas que repita en sus procesos creativos? A pesar de que cada proceso creativo es diferente” a lo que me responde que la parte coreográfica viene del entrenamiento, como antesala en todos los procesos. El entrenamiento y el entendimiento que logra tener el bailarín de su cuerpo, centro, simetría y arquitectura es fundamental para luego, poder distorsionarlo. 

 

De forma espontánea, comenzamos a hablar de la coreografía que está montando para 33 Danza Utopía/Paraíso/Viday del proceso que ha tenido junto a ellos. Se muestra conmovido, no solo por ser el elegido para crear esta pieza, sino también demuestra respeto y admiración por la labor que ha estado haciendo esta joven agrupación. “Me reafirma que a veces menos es más, me reafirma que la honestidad y el amor con que se viven las cosas puede más que las grandes infraestructuras. Tienen esa necesidad real de crear. ”

 

Me cuenta que son dos chicos muy laboriosos y realmente especiales; logran sobrepasar las dificultades técnicas que puedan tener y las transforman a un modo comunicativo. Pepe comenta que lo están aceptando y que todos los días están dejando algo único de ellos, cree fielmente en el trabajo que presentarán en las tablas.

 

Me atreví a mencionarle que considero que tienen una línea artística muy definida para el poco tiempo que tienen de trabajar juntos, a lo que él asintió con la cabeza, concordando con mi comentario. 

 

¿Cuáles son algunas características que usted busca en un bailarín a la hora de trabajar?” le pregunté. “Lo primero, nunca he hecho audición. Me aterra convocar gente y con solo verlos moviéndose por dos días, tener que escogerlos como bailarines. Hay una parte del bailarín bien formado, está la parte del bailarín artista y está la parte de convivencia; hay momentos de trabajo individual, que acaban en el colectivo. Es importante saber convivir, respetar a las personas, respetar el tiempo y el espacio de las personas y los estados de ánimo de ellas, porque con eso bailamos. No bailamos solamente con nuestros cuerpos, bailamos con los cuerpos y las energías de los demás.”

 

Pero, sobre todas estas características, hizo hincapié en que la danza debe de ser una necesidad vital en el bailarín o la bailarina: “en el momento en que la danza deja de ser una necesidad vital, dejan de ser artistas y se convierten en trabajadores.” Así, como estar constantemente nutriéndose de otras fuentes además de la danza, de literatura, cine, entre otras cosas. 

 

Continuamos hablando sobre los bailarines y todo lo que debe de converger para formar un artista escénico, por lo que aproveché para preguntarle sobre su percepción acerca de nuestra danza y los bailarines costarricenses. Cabe mencionar que Pepe tuvo su primer contacto con la danza en Costa Rica cuando vino a bailar en 1989 para un festival. También ha bailado en el Encuentro de Solos Hecho a Mano, coreografió Cuerpo Traslúcido para la Compañía Nacional de Danza, que ganó premio nacional y montó Regresión para la última generación de Danza Abierta. 

 

“Me encanta estar aquí por el intenso movimiento de danza que hay. Me impresiona la cantidad de bailarines con esa necesidad de estar experimentando danza, sobre todo hombres. Tiene que ver con la trayectoria e historia de danza que tiene Costa Rica. Ahora, hay algo que me sucede, desde mi punto de vista con mucha honestidad, y refiriéndome a la parte creativa, siento que los bailarines están muy enfocados en el hacer físicamente, en la producción del movimiento, pero necesitan una guía más definida del proceso creativo, la terminación de una obra, la puesta en escena. ¿Hasta qué punto estás presentando un proceso aún sin terminar a un espectador, o algo ya depurado y terminado?” 

 

Para este punto de la entrevista, ya era una conversación en donde me sentí en plena confianza de compartirle mis opiniones y experiencias, aunque desde el primer momento en que lo hice, pude apreciar que Pepe tiene una gran habilidad para la escucha. A pesar de su gran trayectoria Pepe me resultó como una persona humilde y abierta. 

 

Para finalizar la entrevista, quise preguntarle sobre las clases abiertas que él impartirá y le confesé que, personalmente, llevo un año sin entrenar técnica y me aventuré a asistir a una de sus clases, por lo que me gustaría saber qué esperar de ellas. Las clases son para disfrutar y compartir, son una manera de que el espectador viva, en su propio cuerpo, lo que posteriormente experimentará desde la butaca.

 

Una vez terminada la entrevista, apagamos las cámaras y hablamos un poco más; sobre la vida, la danza y lo que más disfruta de Costa Rica. Agradezco mucho estos espacios que me brinda la revista, ya que tal vez, de otra manera, no hubiese tenido la oportunidad de tomarme un espresso con tan reconocido artista. Así mismo, es gratificante experimentar esa accesibilidad, aún de personas con tan amplia trayectoria. 

 

Pepe Hevia estará impartiendo clases abiertas el 29 y 30 de enero y el 5 y 6 de febrero de 3:00pm a 4:30pm en el Salón Marco Lemaire de la Compañía Nacional de Danza. Todos los interesados deben de enviar un mensaje al Instagram y Facebook de 33 Danza para anotarse. Además, no olviden su temporada“Utopía/Paraíso/Vida” el 15, 16 y 17 de febrero en el Teatro de la Danza. Pronto haremos una nota sobre esta agrupación y su estreno en donde podrán saber más sobre el montaje coreográfico y toda la información la pueden encontrar en nuestra agenda de danza.