← volver al inicio


Entrevista con Nuri Gutés por Carolina

“Un intérprete nunca es pasivo. Un intérprete no espera que le digan todo lo que tiene que hacer."

Carolina Burgos

Antes de que [] Paréntesis Espacio de Danza 2020 fuera cancelado debido a la pandemia del COVID-19, tuve la gran oportunidad de entrevistar a la que hubiese sido la homenajeada de esta edición: Nuri Gutés, maestra, bailarina y coreógrafa chilena.

 

Nos reunimos en las oficinas de Danza Universitaria, en el edificio Saprissa, el martes 10 de marzo. Los dos salones estaban ocupados y después de varios minutos de debatir cuál era el mejor lugar para realizar la entrevista –y que la fotógrafa pudiera tomar fotografías- Nuri y yo nos sentamos en las escaleras a conversar un rato sobre su carrera y vida. 

 

Comenzamos la entrevista de la misma manera que comienzo todas mis entrevistas: "cuéntenos un poco sobre usted". Nuri ingresó a la carrera de Pedagogía en Danza en el año 1979 , que era la carrera que había en el momento“También estaba la carrera de intérprete pero entraban chicas de 12 años y yo ya tenía 18 cuando entré a Pedagogía”.

 

Durante esos 5 años de formación, fue adquiriendo cierto entusiasmo por la creación y la parte coreográfica. En 1980, en Santiago, tuvo la oportunidad de asistir al espectáculo de la emblemática obra de Pina Bausch, Café Müllerla cual la marcó para siempre. Me fue inevitable pensar “¿a quién no le conmocionaría presenciar una obra de Pina con ella misma en el escenario?”, seguida de un poco de envidia de la buena.

 

Marcó un hito importante para dedicarme a la parte coreográfica, que como te digo, es lo que más me gusta. Crear mundos, y estar en relación con el movimiento más performático y bailado, más dedicado a la danza misma.”

 

Actualmente, Nuri se dedica a la pedagogía y creación. Trabaja en la Universidad de Chile y dice siempre haber estado involucrada en la dirección de diversos proyectos independientes. “He podido acercarme al mundo de la danza en distintos niveles y viendo cosas que pasan en todo Chile, ya sabes, es un país bien largo”

 

Es la primera vez que Nuri visita nuestro país, sin embargo, Costa Rica ha resonado en las bocas de los artistas danzantes chilenos. Recordemos que nuestro país ha mantenido lazos estrechos con Chile desde hace varias décadas y esto es algo que sabe bien la artista. “Hay muchas personas que hacen danza que han venido, en especial en los años 90. Siempre está en el imaginario que Costa Rica tiene movimiento y que está bien templadito en danza”. 

 

Después de su respuesta, me percaté que mi siguiente pregunta ,“antes de esta invitación a [] Paréntesis, ¿había escuchado de la danza de Costa Rica?”, ya había sido contestada. No obstante, Nuri me confesó que cree que de los países centroamericanos, Costa Rica llama mucho la atención, justamente por la gente que hace danza

 

Aunque no recuerda ningún nombre en particular, de artistas o compañías ticas antes de este encuentro con Danza Universitaria, sí recuerda comentarios y experiencias de otros colegas chilenos que han visitado y trabajado en suelo costarricense. No desaprovechó la oportunidad para mencionar que se conoce de nuestra danza por su buen nivel técnico, exploración e investigación. 

 

En ese momento, sentí gran orgullo de ser parte de la comunidad de danza en Costa Rica. Me fue reiterado lo que otros maestros y coreógrafos internacionales me han mencionado: Costa Rica tiene mucha y muy buena danza… y el mundo lo sabe. 

 

Ante la noticia de la cancelación de [] Paréntesis Espacio de Danza, le pregunté sobre lo que tenía planeado trabajar con la Compañía de Danza Universitaria. Me comentó que debido al cambio de panoramas, el taller de 5 días se extendería a 10. Así mismo, me platicó que tiene una gran afinidad por trabajar las cosas simples y la técnica de la manera más fácil posible y que esto es algo que le gustaría tratar con el elenco.

 

“Trabajo cosas muy simples que no necesariamente están relacionados con lo cotidiano pero sí con el cuerpo de una manera moldeable y asimilable a los movimientos que pertenecen a la parte emocional y a la gestualidad con cierto simbolismo. Me interesa mucho la creación, tomar la técnica de la manera más fácil posible comprendiendo el micro movimiento; las cosas que parecen que no tiene importancia pero que están ahí afirmando la estructura de los grandes movimientos.”

 

A pesar de ser a penas su segundo día trabajando con Danza Universitaria, me arriesgué a preguntarle por sus percepciones, a lo que me contestó que estaba super contenta de encontrarse con esta Compañía. Son realmente estupendos y estupendas. Tienen un oficio y rigor y saben perfectamente lo que están haciendo. Me gusta mucho cómo interpretan, la categoría del lenguaje que tienen y su fuerza; son muy buenos bailarines." A pesar de estarse a penas conociendo, percibió que es un ambiente muy ameno en el cual trabajar.

 

También me comentó que al finalizar los 10 días, le gustaría hacer un trabajo creativo en el que pusieran en juego algunas premisas, encuentros o situaciones en las que ellos pudieran explorar. Hacer una pequeña estructura que pueda ser mostrable y que ellos puedan re interpretar. Definitivamente, esto sería algo que me gustaría ver. 

 

Al estar ante una artista con una carrera coreográfica tan extensa, me interesó muchísimo conocer sobre sus primeras experiencias. “Nuri, ¿podría contarme sobre La Pitonisa?” A lo que me respondió: “Esa fue mi primera incursión donde quise hacer algo para mí -interpretarlo yo-. Patricio Bunster, mi maestro en Chile, siempre decía que siempre es necesario que un coreógrafo comience a trabajar en sí mismo. Si quiere buscar lenguaje, comprender la idea de la interpretación o enfrentarse a su mundo creativo, tiene que probarlo en sí mismo. Tomé este consejo. Hice varias piezas pequeñas que yo bailé, lo que me ayudó a seguir otro camino a hacer tríos, sextetos y otros. Pitonisa fue una pieza sobre una mujer que está en un mundo en el que desea saber sobre algo más, sobre cosas que están ahí para ser descubiertas.” 

 

Curiosamente, esta primera creación tiene gran similitud con la temática y nombre de la pieza que traía para mostrar en [] Paréntesis: Pitias, una observación que, claramente, ella también hizo. “Con Pitias me metí en un cuento de unas mujeres griegas trabajadoras (o tal vez eran explotadas) que estaban en el oráculo de Delfos y se comunicaban con los dioses. Y me puse a pensar, hoy en día, no creemos en nada de eso o tenemos otras manifestaciones, pero las mujeres que bailan y que nos dedicamos a la danza, hacemos un recorrido de cómo nos manifestamos cuando deseamos algo o queremos decir algo. La danza es eso, una manera de entrar en ese mundo oracular de movimiento.”

 

Continué a preguntarle: ¿cómo podría describir su proceso o evolución como coreógrafa?”. Aunque la pregunta fue un poco amplia, hallé su respuesta realmente hermosa. “Lo pondría como un paseo. Aquello que vas haciendo. Una caminata gradual donde cada cierto tramo te vas encontrando con paisajes o ideas que tienen que ver con la literatura, ideas filosóficas, más música, maneras de acceder a esa cantidad de música, con la imagen… son tramos que se van descubriendo.”

 

Agregó, que a pesar de las diferencias y los cambios que han sucedido desde 1985, para ella, lo que predomina es el movimiento. “Para mí, lo que predomina es el movimiento del cuerpo, a veces con algunos elementos, pero en general bastante desnudo (metafóricamente hablando)."

 

Confiesa que tal vez en ese sentido, como coreógrafa no ha evolucionado mucho pero que si las coloca todas a trasluz, se queda con la sensación de que el cuerpo, la gestualidad, el movimiento y la música penetran toda esa cantidad de piezas. Su comentario hizo que me preguntara “¿qué significa evolucionar como artista creadora?”, pero este es un tema para otro momento.

 

 

Después de haber hablado un poco sobre sus coreografías y vida artística, decidí preguntarle por la danza actual en Chile. Sabemos que este país ha estado viviendo una situación socio política bastante complicada en los últimos meses y me interesa saber cómo la han afrontado a nivel de comunidad de danza. La respuesta de la artista me conmovió y –extrañamente- empoderó. “La danza se abrió, salió a la calle. La danza se metió en la marcha, en la protesta, en el cemento, al lado de la barricada, atravesada por la bomba lacrimógena. Se expuso a ser parte de ese grito, de esa protesta y necesidad. El cuerpo se puso y dijo: aquí hay un cuerpo, aquí hay algo para decir.” 

 

Intuitivamente, Nuri supone al sector cultural chileno no le espera un tiempo fácil. “A nivel universitario vienen cambios muy fuertes. Culturalmente hay que resolver de otra manera, de hacer y colaborar. Los lugares donde se expone el arte, también van a cambiar, puede ser que se desvanezcan un poco y otros aparezcan. La gente está pidiendo descentralizar y que se lleve arte a los colegios y a las comunas.”

 

Para finalizar la parte “seria” de la entrevista, quise preguntarle por algo que muchos bailarines y muchas bailarinas nos preguntamos de los creadores y las creadoras con las que trabajamos: ¿cuál es un aspecto que, como coreógrafa, agradece encontrar en los y las artistas con las que trabaja?. A lo que me dijo: “esa es una pregunta que me parece super interesante y creo que nunca me la habían hecho”. Agregó diciendo que como creadora no espera crear la coreografía o la pieza excepcional, sino encontrar y desarrollar una buena relación con los colaboradores e intérpretes. Mencionó que ella necesita de la mirada de ellos (los artistas) para ver cómo se enfrentan ante lo que ella propone. 

 

Añadió que el concepto de intérprete ha variado. Ya no es un ejecutante que busca hacer todo a la perfección como pretende el coreógrafo, sino que se han sumado muchas otras maneras de enfrentar el trabajo y eso se agradece como creador porque te abre otras puertas.

 

“Un intérprete nunca es pasivo. Un intérprete no espera que le digan todo lo que tiene que hacer. Cada uno tiene una manera muy activa de ponerse en juego con su trabajo corporal y artístico. En danza y teatro, los intérpretes tienen una irradiación bastante más grande.”

 

Finalizamos hablando sobre sus planes para su estadía en Costa Rica. Está impresionada de la gran vegetación de nuestro país y quiere bañarse en el mar tico. Le recomendé visitar las playas de Limón que, a mí parecer, logran combinar la jungla y el mar en pura perfección. Aunque con las regulaciones ante el COVID-19 del Ministerio de Salud y el Gobierno en las últimas semanas, lo más probable es que no haya podido sumergirse en nuestras aguas cálidas marinas. 

 

Al acabar esta entrevista, quiso extender su agradecimiento con Danza Universitaria y la producción de [] Paréntesis Espacio de Danza 2020, que aunque por motivos de fuerza mayor no se va a llevar a cabo, aplaude el trabajo que han hecho y cómo lo han gestionado.

 

Personalmente, me uno a este agradecimiento porque me consta el trabajo que ha hecho el equipo de [] Paréntesis Espacio de Danza para gestionar lo que han logrado y por aún así, querer compartir los conocimientos y bagaje de tan experimentada artista como Nuri Gutés, con el resto de la comunidad dancística costarricense e internacional. Es una verdadera lástima que este año no podamos disfrutar de esta preciada plataforma, aunque esto hace que esperemos con más ansias su próxima edición en el 2021.