← volver al inicio


Conozcamos a La Catapulta por Carolina

"Estimular la creación es también estimular el futuro de la danza"

Carolina Burgos

Te imaginás, ¿volver a ser un veinteañero o veintiañera (o tal vez lo sos) y tener la oportunidad de presentar tu coreo, en un espacio formal, que te brinde posibilidad de experimentación sin ser juzgado como un coreógrafo experimentado? Bueno, es un placer para mí anunciarle a las nuevas generaciones… que no se lo tienen que imaginar.

 

La Catapulta es una nueva plataforma que busca generar un espacio libre para la experimentación y prueba de jóvenes creadores, al mismo tiempo que se les da un acompañamiento y retroalimentación profesional. Este, es el espacio para todos los jóvenes artistas que deseen probar sin la presión de ser juzgados como profesionales experimentados. 

 

Este espacio es una iniciativa de la artista María Laura Gutiérrez y los artistas Manfred Rivera y Álvaro Murillo, egresados de la Escuela de Danza. Este trío lleva trabajando 2 años, pero es desde el año pasado que han analizado y formulado este proyecto. Aunque, confiesa María Laura, que siempre ha estado la necesidad de estar creando. 

 

Costa Rica cuenta con muchas plataformas coreográficas, no obstante, la integralidad no es algo que se encuentre en todas ellas. Por diversas razones, algunos espacios exigen piezas profesionales a artistas novatos. Otros, no brindan un acompañamiento que resulte en el enriquecimiento y crecimiento profesional en el arte coreográfico. Gutiérrez, Rivera y Murillo identificaron esta necesidad y gestionaron La Catapulta con el fin de generar un espacio que estimule la creación. “No es un espacio más, es un espacio necesario”, agregó Manfred.

 

Como mantra estimular la creación es también estimular el futuro de la danza, La Catapulta brindará un acompañamiento profesional a los creadores y las creadoras elegidas para participar en la primera edición. Podrán trabajar de la mano con artistas de gran renombre, como Gustavo Vargas, Wendy Chinchilla y Gustavo Hernández, todos experimentados en el tema de la creación. 

 

Bajo estos pilares, esta plataforma pretende acortar la distancia entre el creador, el público y los críticos. Así mismo, que los creadores y las creadoras, no se sientan solas en su tarea creativa. Como bien dijo Álvaro: “el punto final no es presentarse, es la experiencia”“La Catapulta no busca un resultado tangible, sino que sea algo para todos y todas”, agregó Manfred.

 

En poco tiempo, La Catapulta ha logrado asentar un camino certero y prometedor para la creación coreográfica costarricense. De momento, la temporada sigue en pie y se celebrará el 8, 9 y 10 de mayo en el Teatro de la Danza. Así mismo, tendrán a disposición de la comunidad artística dos talleres en los que ahondaremos en la próxima nota. ¡Te invito a estar super pendiente de todo lo que estaremos compartiendo!