← volver al inicio


Conclusiones 2018 por Carolina

...pero les propongo abrirse a nuevas colaboraciones, personas con nuevas y frescas ideas, jóvenes productores con ganas de comerse al mundo que podrían ayudar para llevar a este Festival a donde debería estar.

Carolina Burgos

Antes de comenzar a escribir sobre mis conclusiones de este año, quiero dejar claro varios aspectos en consideración. El primero es que solamente hablaré de danza contemporánea. La razón es obvia, esta es una revista con contenido solamente de danza contemporánea (por el momento), y por más que me encantaría hablar de ballet, de la nueva Compañía que surgió, del NCNA Festival, o de la labor de nuestras danzas folklóricas, no puedo hacerlo debido a que no poseo el fundamento para poder comentar al respecto. 

 

El segundo aspecto, y tal vez el más importante,  es que las conclusiones acaban siendo un análisis personal según mis experiencias, contexto y conocimiento. Y, como me han escuchado decirlo antes, es meramente mi opinión y no es una verdad absoluta. Así como yo pude haber percibido este 2018 de cierta modo, la manera en cómo ustedes lo hayan experimentado pudo haber sido completamente distinto. 

 

Así mismo, estas son conclusiones de mi percepción hacia la danza y sobre nuestro trabajo como revista digital, por lo que me referiré a ambos. 

 

En este 2018 hicimos 12 posts estilo reseña, 11 entrevistas, 14 notas y varios escritos en nuestras diferentes columnas. Tuvimos 8 colaboraciones, entre espectáculos y festivales, y me emociona contarles que para este 2019 tendremos todavía más. 

 

Son pocos puntos que tengo para comentar sobre este 2018. El primero, es el Festival de Coreógrafos. “Ay qué pereza con esta mae que solo habla del Festival” sí, sí, yo sé que puede parecer que tengo un batalla no confesada “contra” el FCGM, pero no es así. Desde que estoy en el mundo de la danza este Festival ha sido estimado por encima de otras plataformas dancísticas. Tal vez fue cómo mis profesores me presentaron lo que era este Festival o quizás porque en Historia se vio la esencia de este espacio y lo que significó en su nacimiento. 

 

La razón por la cual sigo de necia hablando de esto es porque este espacio se está perdiendo, cada año más. Pareciera ser que las cabezas del mismo se rehúsan a escuchar lo que la comunidad dancística opina y requiere de esta querida plataforma. Y sí, a pesar de que creo que las becas que están dando como premio ahora son buenísimas, se han dejado aspectos importantísimos de lado como el vestuario o la música original que son características en las obras que permiten la colaboración de otras áreas artísticas. Y, seamos reales, a como pinta la situación actual, o colaboramos entre todos o nos vamos pa’l… 

 

Pero la razón principal por la cual quise tocar el Festival en mis conclusiones, fue para evidenciar que a pesar de que el sector no está 100% satisfecho con la labor, es innegable la influencia que tiene para con la comunidad dancística. Este concurso temático (que ya saben lo que opino de esto) ha hecho que los artistas sacrifiquen lo que ellos quieran compartir en las tablas de este prestigioso Teatro, por concursar en una beca. ¡Pues claro! ¡Hasta yo lo haría! Hacer una obra con tal de participar por la posibilidad de irme a Francia, ¡uff! Pero recordemos que estas temáticas no responden a lo que como sociedad estamos viviendo, sino a una lista de temas pre aprobados por el MEP (me corrigen si estoy equivoacada) para que dichas coreografías se puedan presentar en el Programa de Erase Una Vez en donde el público son estudiantes, niños y niñas. Sin tomar en cuenta también que las obras presentadas en el Festival de Coreógrafos no son obras pensadas para un público infantil. 

 

Así mismo, ¿qué sucede con las obras que audicionaron pero no lograron entrar? Los creadores y creadoras no van a tirar a la basura meses de arduo trabajo, entonces se crean sus propios espacios o fundan sus propias plataformas como el caso de No Match. Entonces, como espectadora vi un Festival y 2 temporadas sobre el tema de la Migración; un aproximado de 16 coreografías (sino más) que trataron este tema. 

 

Como ya lo dije anteriormente, es innegable la influencia que tiene el Festival sobre nuestra danza, y aunque quisieran lavarse las manos y decir que no es responsabilidad de ellos lo que suceda fuera de la plataforma (lo cual técnicamente es cierto), no se puede hacer de la vista gorda y no ver lo que está provocando. Esta influencia es un gaje del Festival, para bien o para mal.

 

Como segundo punto a tocar, está el Festival Nacional de Danza Contemporánea. Con este lo que tengo que decir son recomendaciones desde mi experiencia por este espacio, la cual no es mucha. Principalmente porque al ser un Festival de usualmente 10 días, mi presupuesto no me alcanza para pagar 5,000 colones todos los días para ver las coreografías, entonces acabo escogiendo aquellas que no he tenido el chance para observar (y creo que muchos hacen esto también). Este año sacaron un paquete especial para adquirir estas entradas a un precio muy accesible, pero igualmente significa desembolsar una cantidad significativa de dinero.

 

Esta es una plataforma que se caracteriza por presentar obras de repertorio, lo cual me parece fantástico. No obstante, por alguna razón se ha mercadeado este espacio al sector de la danza contemporánea que ya está comprobado que no paga una entrada para ir a ver obras repetidas. Considero que lo ideal sería mercadearlo hacia la población costarricense que no ha visto danza en su vida y representaría una gran oportunidad para no solo ver obras nacionales de alta calidad, sino para ver los artistas internacionales invitados. 

 

Así mismo, me encantaría ver cómo el Festival Nacional de Danza Contemporánea es en efecto un Festival Nacional. En donde cada una de las provincias están involucradas no solo brindando la posibilidad de que personas fuera de la GAM puedan presentarse en un teatro como el Melico Salazar o el Teatro de la Danza, sino también creando sedes en donde los artistas de la GAM puedan ir a hacer contactos fuera del Valle Central. 

 

Por otra parte, estoy clara también que todo esto suena muy romántico y posiblemente no se haga por temas de presupuesto (nuestro siempre gran enemigo), pero les propongo abrirse a nuevas colaboraciones, personas con nuevas y frescas ideas, jóvenes productores con ganas de comerse al mundo que podrían ayudar para llevar a este Festival a donde debería estar. 

 

Finalmente, un aspecto que se me ha hecho muy presente a lo largo de este año ha sido la falta de habilidades blandas. Posiblemente esto se me haya hecho más evidente por el tipo de trabajo que tengo, pero al experimentar esto puedo concluir que posiblemente así es como usualmente nos relacionamos como comunidad. Y esto lo menciono porque es muy importante poder desarrollar estas habilidades ya que constantemente estamos buscando colaboraciones y ayuda tanto de personas como empresas e instituciones, y la manera en cómo lo hacemos determina si querrán colaborarnos o no.

 

Aquí les comparto 5 habilidades blandas importantes a desarrollar:

1.            Buena comunicación 

2.            Trabajo en equipo

3.            Sociable

4.            Habilidades interpersonales de comunicación

              5.            Personalidad amigable 

 

Recordemos que la manera en cómo nos acercamos a las personas es muy importante, la manera en cómo determinan ese primer contacto es primordial. 

 

Por último, me encanta ver cómo este año a diferencia de los dos anteriores ha sobresalido por tener muchísima danza. Siento que este 2018 todos y todas sacaron sus garras para abrirse un espacio y bailar. Admiro mucho cómo esta comunidad dancística no se da por vencida sino que constantemente está buscando nuevas formas de hacer las cosas, cómo se persevera en encontrar nuevos caminos y tocar todas las puertas posibles. 

Les recuerdo nuevamente para este 2019 se vienen muchísimas cosas nuevas para En las Tablas, pero lo que se mantiene y se seguirá manteniendo, es la labor que hacemos para y con ustedes. Ha sido sumamente enriquecedor todo lo que hemos vivido en este 2018, aprendimos de los errores y los corregimos, identificamos nuestras fortalezas y las alimentamos. Este nuevo año se viene con todo y espero que todos y todas estén ahí con nosotros acompañándonos.