← volver al inicio


Al más allá por Carolina

No importa si como público no se interpreta la misma temática que el grupo en escena quiere que se interprete; ¿no es más importante generar algo?

Carolina Burgos

Este post me ha tenido tensa toda la semana; me siento en una situación muy comprometedora con respecto al espectáculo de “Distópica” de Bor Bor Movimiento y más allá y mi opinión/análisis sobre el mismo. Quiero comenzar compartiéndoles y agradeciendo al grupo (en especial a Julio) por abrir las puertas a En las Tablas y hacernos sentir bienvenidas en su espacio; sé que han estado ansiosos por ver lo que tengo que escribir y me siento honrada de su calidez y amabilidad para con la página. De igual manera, me encontraba ansiosa por asistir al evento ya que representa el primer post sobre un espectáculo en este 2017, y pues hacer reseñas siempre me pone un poco nerviosa. 

Distópica” comienza con una bolsa negra plástica que desciende lentamente del cielo hasta posarse sobre el escenario; dicha imagen me capturó por completo y le da a la obra un inicio sumamente fuerte. El elemento atrapa inmediatamente el ojo del espectador no sólo por su amorfia, sino por su movimiento que genera sensaciones en la audiencia. Esta obra utiliza muchos elementos en escena; lastimosamente, no a todos les logran sacar su máximo provecho como hicieron con la bolsa plástica. Por ejemplo, se pudo haber utilizado una luz que no fuera un cenital para la máscara amarilla ya que no ayudaba a dar el efecto deseado o se pudo haber hecho una mayor investigación de los palos de escoba o por lo menos que los bailarines los utilizaran  mejor, pero honestamente esto no viene a representar algo trascendental; mi principal conflicto fue con la temática.

Según el programa de mano y lo dicho por los intérpretes creadores, “Distópica” intenta representar en escena los diversos paisajes (mayormente negativos) en los que nuestra sociedad se ha visto envuelta. Los integrantes de Bor Bor han mercadeado el espectáculo como uno que se va a entender, unos inclusive hasta se han jactado de ello esperando así atraer más público; chicos, lamento decirles que la temática no se entiende en lo absoluto. Si intentan simbolizar en las tablas algo que vivimos a diario en nuestra sociedad se tiene que buscar la manera en que el público logre identificarse; entonces, ¿por qué el representar a los intérpretes como seres fuera de este mundo? Ahí ya siento que estoy en una galaxia completamente diferente y que estoy como espectadora para entender lo que les está pasando a ellos, no a mí.

Para mí, se estaba representando una jerarquía, el juego de poder era clarísimo y había una especie de reina a cargo; ahí comenzó mi confusión porque en Costa Rica no vivimos en monarquía. Intenté tanto poder relacionar la temática del programa de mano con lo que yo estaba interpretando que ni pude terminar de aclarar mi interpretación.  Nunca pude ver en escena lo que ellos tanto dijeron que se trataba ya que siempre se trabajó desde una perspectiva muy ajena a la nuestra cotidiana; no vi los paisajes sociales, ni la des-cohesión social. Pude ver violencia pero de una manera primitiva que no representaba ni hacía alusión a nuestro día a día en la sociedad.

Por otra parte, “Distópica” contó como punto de partida la coreografía gestual, en donde el gesto decide el movimiento para al final juntarse; logró desarrollar movimientos característicos para sus personajes que se mantuvieron a lo largo de la obra. No obstante, en algunas ocasiones de la coreografía percibí muchas intenciones incompletas o no reales, el “hacer que estoy haciendo”, que no está mal utilizado cuando esa es la intención del creador, pero en este caso derrochaba una falta de profundización en la limpieza. Así mismo, tampoco hubo un estudio para la música utilizada; el programa de mano habla de música original lo cual no es cierto ya que en una ocasión utilizaron una pieza musical sumamente reconocida que acabó perjudicando la obra. No sé si será que utilizaron una que otra música original (y si me lo pueden aclarar se los agradezco), pero pareciera ser un collage de músicas semejantes en las que no hubo transiciones limpias.

Por otro lado, Bor Bor al final de su espectáculo abrió un espacio tipo foro para lograr acercarse a su público; sin embargo, esto funcionó como arma de doble filo. Por una parte, hablaron de sus labores en las comunidades fuera del GAM, sus experiencias con esta obra en dichos espacios y le preguntaron a los asistentes por estrategias de cómo atraer público nuevo a ver danza. Aplaudo el hecho de abrir este espacio y el aceptar posibles mejorías para “Distópica”, pocos son los grupos independientes abiertos a recibir retroalimentación. Pero por otra parte, la manera en que se realizó no fue la óptima, no solamente porque tal vez no todo el público quería quedarse al foro y se vio obligado a hacerlo, sino por la manera tan informal en la que se dirigieron a la audiencia. Comprendo el hecho de querer utilizar ciertas expresiones o lenguaje para presentarse de manera accesible, pero tiene que haber cierto profesionalismo y formalidad detrás; siguen siendo profesionales de la danza aún en este espacio. Así mismo, no hay necesidad de explicar la coreografía y su temática, ésta ya está clara en el programa de mano, dejen que el público realice sus propias conclusiones al respecto.

Finalmente, no es que todo estuvo mal y por esto hay dos aspectos con los que quiero acabar este post. El primero, no importa si como público no se interpreta la misma temática que el grupo en escena quiere que se interprete; ¿no es más importante generar algo? Porque les digo, este post me ha sacado las canas. He tenido mucho por analizar, meditar, escribir y reescribir; me ha sacado de mi zona de confort y eso es lo primordial, que el público no salga igual a cómo entró. Créanme, es muchísimo peor ir a un espectáculo y no tener nada que decir. 

Quisiera finalizar aplaudiendo, realzando, recalcando y reconociendo la labor de presentar una obra aún con falta de capital monetario. Julio en el foro hizo de nuestro conocimiento cómo él anhelaba presentar una coreografía pero no contaba con el dinero para hacerlo, y cómo fue él con su creatividad en la bodega de su casa que encontró la manera de llevarlo a cabo. Esto es de admirar y de copiar; la danza no se puede ver limitada simplemente por el dinero, hay otras opciones de poder hacer las cosas. El esfuerzo que va de la mano con el trabajo, eventualmente se ve recompensado. Bor Bor Movimiento y más allá, que este análisis los haga crecer y mejorar, porque aunque tal vez no haya dicho lo que ustedes querían escuchar, parte de alguien que quiere seguir viéndolos en las tablas.

 

Recuerden visitar nuestra Galería para ver las fotos de este espectáculo ingresando al siguiente link:

http://enlastablascr.com/galeria/al-mas-alla

  

Distópica 

Coreografías: “Fenómeno emergente” y “Nebulosa

Coreógrafo: Julio Borbón

Intérpretes creadores: Graciela Barquero, Susana Vargas, Hazel Torres, Jorge Sánchez, Bryan Chavarría y Julio Borbón.

 

Lugar: Teatro de la Danza

Fecha: 17 de febrero, 2017