← volver al inicio


Acondicionamiento físico para bailarines por Katherina Madriz

El acondicionamiento físico es el desarrollo de las cualidades físicas mediante el ejercicio, para obtener un estado general saludable.

por Katherina Madriz

Para empezar, es importante saber que vamos a hablar de “acondicionamiento físico” y no de “preparación física”. Muchas veces se cree que el acondicionamiento físico de un bailarín comprende, solamente, la flexibilidad y fortalecimiento muscular. Pero, el acondicionamiento de un bailarín también necesita lograr un alto desarrollo del sentido del balance, tiempo, ritmo y la orientación espacial, como, a la vez, el desarrollo de la resistencia cardiovascular. Existen factores para haceque el acondicionamiento pueda ser más efectivo, en cada disciplina e individuo. Es necesario que conozcamostambiénciertos conceptos básicos para optimizar nuestro entrenamiento y prevenir algunas lesiones.

 

Para tener más claro el tema que voy a desarrollar, quiero mencionarles unas diferencias técnicas. El acondicionamiento físico es el desarrollo de las cualidades físicas mediante el ejercicio, para obtener un estado general saludable. El entrenamiento físico es la preparación física, técnica y psicológica para el desarrollo máximo de las capacidades del deportista. Los objetivos del entrenamiento serán diferentes, en función de la actividad deportiva que se practique y de la persona que reciba el entrenamiento. Por ende, el acondicionamiento para bailarines es similar, sin importar la rama de la danza que practique. Mientras que, el entrenamiento siempre será diferente según la rama.

El acondicionamiento físico para bailarines comprende diferentes elementos, como:

  Alineación: se deben practicar diferentes formas de hacer movimientos que ya son familiares, para mejorarlosEs necesario entrenar los sentidos e informarle al cuerpo sobre la alineación correctala iniciación de un movimiento buscar siempre nuevas formas para mejorar la técnica. Tengamos cuidado en no enseñarle malos hábitos al cuerpo que luego serán más difíciles de corregir. Además, es importante aprender a mejorar esta alineación, sin aumentar la tensión muscular innecesariamente.

 

  Balance: no se trata, solamente, del balance desde el punto de vista del equilibrio, es, también, el balance muscular. Con esto, me refiero a que debemos tener claro cuáles músculos necesitamos más flexibles y cuáles más fuertes y estables.

 

  Flexibilidad: implica aumentar la capacidad elástica de los músculos y la recuperación de su posición original.

 

  Fortalecimiento: es el aumento de fuerza. Debe ser 100% específico para el bailarín. 

 

  Capacidad cardiovascular: se trata de la capacidad que tiene el corazón, los pulmones y los vasos sanguíneos para suplirle energía al cuerpo durante un ejercicio continuo y prolongado. Muchas veces se necesitará de un entrenamiento paralelo a la danza para mejorar esta capacidad.

 

 

Algunos factores que harán más efectivo el acondicionamiento físico de un bailarín son: 

 

  Cada ejercicio debe involucrar el cuerpo completo, no solo la zona muscular que se está trabajando.

 

  Interrelacionar todos los elementos del acondicionamiento mencionados en el párrafo anterior, en todas y cada una de las partes de la sesión de acondicionamiento.

 

  El estado mental afectará todo el resultado de nuestro acondicionamiento. El mismo ejercicio hecho con una consciencia diferente o diferente imagen mental tendrá totalmente otro resultado en el cuerpo. 

 

  Entrenamiento mente-cuerpo esa capacidad para mantenernos presentes en todos los movimientos, nos ayuda a crear movimientos más efectivos, debido a que mejoramos nuestra concentración y enfoque.

 

Según mi experiencia como bailarina, al iniciar mis estudios como fisioterapeuta conocí ciertos conceptos que me ayudaron a entender mucho mejor el acondicionamiento. Considero de suma importancia que ustedes también los conozcan: 

 

  Especificidad: trabajar exactamente sobre lo que queremos lograr. No es lo mismo el trabajo para un salto que para un giro. Por ejemplo, no vamos a trabajar sentadillas para mejorar el control del punto de referencia (spot) a la hora de girar.

 

  Progresión: ir poco a poco, gradualmente, concentrándose y escuchando lo que diga el cuerpo. Se puede progresar aumentado poco a poco la intensidad, el volumen y la frecuencia.

 

  Periodización: es importante desarrollar el planeamiento según la temporada, para permitir  periodos de descanso físico y mental. Podemos dividir la periodización en tres fases:

1.  Fase de preparación: se realizan ejercicios de poca resistencia y estiramientos suaves. Puede durar de 2- 4 semanas. Es un excelente momento para mejorar la alineación.

2. Construcción: en las siguientes 3 5 semanas se aumenta, gradualmente, la resistencia y el número de repeticiones de cada ejercicio.

3. Mantenimiento: se continúa para conservar el progreso ganado. La duración dependerá de la actividad de cada bailarín, según las temporadas

 

El avance en todas estas fases dependerá de incorporar un tiempo de descanso, sino los beneficios se verán afectados. Incluso, podríamos lograr el efecto contrario nuestro objetivo.

Como hemos visto en esta nota, el acondicionamiento físico no es algo que debe de tomarse a la ligera. No es simplemente hacer una rutina de ejercicios y ya. Tampoco es recomendable hacer ejercicios que no han sido desarrollados y pensados para mí, tomando en cuenta mi constitución física, fuerza muscular, disciplina dancística, temporada, entre otros factores. Es importante que consulten a un profesional que los ayude a guiarse en este proceso. Además, es de suma importancia tomar en cuenta todos los factores mencionados para tener un acondicionamiento exitoso.

 

 

 

Fotografía con fines ilustrativos. Fotógrafa: ITXN Photo. Obra AKT de Angélica Baños en el marco de La Machine Festival de Calle 2019.