← volver al inicio


40 años de Danza Universitaria por Carolina

Fue un momento perfecto para no solo recordar la gran trayectoria escénica que ha tenido la compañía, sino también para resaltar su gran labor (tanto social como artística) en estas cuatro décadas.

Carolina Burgos

Hace unas semanas tuvimos el privilegio de ser invitados a formar parte de la celebración del 40 aniversario de la Compañía Danza Universitaria de la Universidad de Costa Rica. Además de sentirnos honrados al ser tomados en cuenta para tan emocionante evento, fue un momento perfecto para no solo recordar la gran trayectoria escénica que ha tenido la compañía, sino también para resaltar su gran labor (tanto social como artística) en estas cuatro décadas. Pero antes de hablar de esta celebración, es importante establecer las bases de la fundación de esta agrupación. 

 

Primeramente, es importante mencionar que la consolidación de esta Compañía representó ser la primera compañía profesional en Costa Rica. Danza Universitaria fue fundada en 1978 bajo la dirección de Rogelio López, reconocido maestro, coreógrafo y bailarín. A lo largo de sus 40 años han tenido 4 direcciones, la primera como ya mencionamos estuvo a cargo de Rogelio López, posterior estuvo Luis Piedra, en el 2010 la bailarina y coreógrafa Hazel González asumió el mando, luego Gloriana Retana tomó la dirección por un breve periodo para cederla de nuevo a Hazel, actual directora. 

 

En sus 40 años, han montado alrededor de 168 coreografías con colaboraciones de 31 creadores y creadoras, y han sido merecedores de 36 premios (casi uno por año). En su comienzo tuvieron el Programa de Aspirantes que posteriormente fue llamado Danza Abierta. Aunque este programa ya no se encuentra activo, fue un semillero muy importante de bailarines y bailarinas. Así mismo, Danza Universitaria ha contado y cuenta con programas de danza importantes como Comunidanza, Talleres de Movimiento, Juventud Creativa, Danza a la Carta, entre otros. 

 

Sin embargo, creo que todos podemos coincidir en que el proyecto más titánico que han abrazado en estos últimos años ha sido la formación de la carrera de Danza. 

 

La carrera en Danza es una carrera que no está centrada en la danza como práctica artística solamente, sino como una práctica social, cultural y educativa en sí, aborda diversas dimensiones. Pero una de sus características más fuertes es la investigación en torno a la creación artística. Históricamente, este es uno de los aspectos fuertes de Danza Universitaria.” Tomado de la entrevista “Un café con Hazel González”.

 

Celebración

 

Para el día de la celebración, se abrió la exposición fotográfica “Movimientos Disruptivos” de la fotógrafa Anel Kenjekeeva en la Galería de la Facultad de Artes de la U.C.R. Estas fotografías correspondieron a la recreación de diversas obras de Danza Universitaria en espacios alternativos de la Universidad de Costa Rica y algunas de sus sedes; lo cual creo que fue un detallazo. Esta exposición seguirá abierta hasta el próximo domingo 9 de diciembre.

 

Se presentó un extracto de la obra “Ad Libitum” de Gloriana Retana, una escena interpretada por Verónica Monestel y Mainor Gutiérrez, acompañados por la soprano Ivette Ortiz y el pianista Manuel Matarrita. Esta obra se presentó en el Teatro Nacional el pasado mes de junio también en el marco de la celebración de su aniversario. Aunque en esa ocasión no pude asistir, este extracto capturó mi atención por completo, no solo por la maravillosa interpretación de bailarines tan experimentados como lo son Verónica y Mainor, sino por la propuesta temática. Ansío poder verla completa.

 

Posterior a esto se hizo la presentación del libro “El Sonido de los Cuerpos al Bailar: Danza Universitaria 1978-2018” escrito por Alexander Jiménez en un panel compuesto por el mismo autor, la periodista Doriam Díaz, el investigador Camilo Retana, la periodista Ana Beatriz Fernández quien fue la moderadora, y por supuesto, Hazel González. Cabe decir que aunque no he podido leerme el libro completo todavía, esta presentación hizo que todos los presentes nos enamoráramos de él. 

 

Finalmente, se hizo la presentación de un extracto de la coreografía “Limbo” del coreógrafo español Fernando Hurtado. Tomo un momento para mencionar que en este extracto bailó la nueva integrante de la Compañía, Dayana Araya quien no solo se vio cómoda con el elenco, sino que se evidenció el buen acople que ha tenido.  Así mismo, finalizar la noche con Danza Universitaria bailando fue la cereza al pastel. 

 

No solo me siento honrada de haber presenciado esta maravillosa celebración, sino que siento gran orgullo del trabajo de esta agrupación. Alcanzar 40 años no es un alcance pequeño ni tarea fácil. Danza Universitaria es pilar para la danza contemporánea costarricense y su labor nunca será pasada por alto. La labor que han hecho y que continúan haciendo, es digna de resaltar y de tomar como ejemplo. 

 

Felicidades. El buen trabajo siempre trae frutos. ¡Por otros 40 años más!