4 consejos para jóvenes artistas

Cuando estaba en cuarto año de la universidad, tuve la oportunidad de tener a Hazel González (actual directora de Danza Universitaria) como coreógrafa para una pieza. En uno de los ensayos recuerdo que nos dijo: “estudien otra carrera además de Danza”.

Ese consejo me resonó mucho porque, ante la incertidumbre de qué hacer con mi vida una vez que acabara con el bachillerato en Danza, precisamente me encontraba considerando estudiar otras carreras. Al ver que una artista consagrada como Hazel, nos lo recomendó, decidir seguir su consejo.

Ahora con casi 31 años, puedo decir que seguir ese consejo cambió el rumbo de mi vida. Y me pongo a pensar: ¿cuáles consejos le podría dar a los/las artistas jóvenes? Consejos que a mí me hayan funcionado o que me hubiese gustado que me dijeran con anticipación.

Así que, acá van unos cuatro.

  1. Armate una lista de personas con las cuales vos sabés que de fijo podrías trabajar.

La vida del artista es linda pero también difícil. Si pensás que podés llegar lejos y causar una gran diferencia solo (a), lamento decirte que no es así. No llegarás muy lejos sino aprendés a trabajar en equipo; tarde o temprano necesitarás ayuda de alguien más. 

La realidad del artista independiente es dura y posiblemente tengás que malabarear tu vida entre trabajos y proyectos para poder ejercer tu quehacer artístico. Así que, entre más rápido sepás con quien podés confiar para crear y trabajar, más posibilidades de ahorrarte tragos y momentos amargos. 

Además, en tiempos difíciles, estas personas pueden servirte de apoyo -una tribu- ya que son personas que entienden tu profesión y los gajes del oficio artístico.

«Historias de Sublevación» de Hazel González para Danza Universitaria

2. Aprendé un segundo o tercer idioma

Para cualquier profesión, es necesario saber inglés y las carreras artísticas no están exentas de esto. Y, si sos una persona de Latinoamérica, con más razón debés dominar el inglés. Así es como se mueve el mundo.

Si no contás con mucho presupuesto para invertir en clases formales, en internet podés encontrar recursos muy valiosos para aprender lo básico. Desde videos en YouTube hasta aplicaciones para el celular. El/la que quiere aprender, encuentra cómo.

Si ya sabés inglés, te aconsejo que aprendás un tercer idioma, ya sea uno que te llame la atención o uno que te vaya a ser útil para tus futuros planes. Dominar idiomas te abre puertas y te posiciona por arriba de tu competencia, además que te sirve de salvavidas en caso que te enfrentés a épocas en las que el arte no te esté dando de comer… te lo digo por experiencia  propia.

3. Sé un (a) artista proactivo (a)

Ser proactivo/proactiva es una cualidad que describe a una persona con la habilidad de poder anticiparse a problemas o necesidades y que tiene la iniciativa para encontrar soluciones.

No esperés a que vengan a llamarte para un proyecto o que se presenten las oportunidades; vos también tenés que crear tus oportunidades.

Tocá puertas, hacé conexiones, ofrecé tus servicios, desarrollá tus propios proyectos, buscá tus oportunidades. El mundo es de las personas audaces.

4. Capacitate en algo además que arte

Yo sé, el arte es tu profesión, es lo que hacés y sos artista. Pero, capacitarse en algo además de técnicas artísticas o temas relacionados al arte, te brinda dos beneficios importantísimos:

Primero, el aprendizaje de herramientas y conocimientos valiosos que el ámbito artístico no facilita. Hay diferentes habilidades importantes que se adquieren al rozarse en ambientes fuera de lo artístico, que luego vienen a ser ventajas competitivas en nuestro quehacer. 

Segundo, te abre otras oportunidades que -posiblemente- no se te abrirían si no contaras con esta serie de conocimientos. Es decir, te toman en cuenta para puestos o cargos además del rol de artista, simplemente por tener experiencia y conocimiento en otras materias.

El capacitarte en algo además de arte no significa que dejás de ser artista, sino que podés complementar tu carrera artística con distintas herramientas y de formas innovadoras. También te lo digo por experiencia propia.

Algunos de estos consejos los supe de más joven, otros los aprendí en el camino. Si te encontrás iniciando tu profesión artística “te paso el santo” por si te sirven.