Un café con Julieta Beliot-Enciso

Juli fue mi compañera durante el primer año de la Escuea de Danza en la Universidad Nacional. Recuerdo sus piernas largas, gran extensiones, su sentido del humor, acento mexicano y gran sonrisa pero nunca verdaderamente supe por qué se había retirado de la carrera. Años después, me entero que saca su maestría en Arteterapia con énfasis en Danzaterapia lo cual puso una sonrisa en mi rostro; qué lindo es ver cómo las personas no dejan de lado la danza en sus vidas simplemente porque no están bailando en un escenario.

A principios del mes de mayo Julieta y su esposo Yoann nos abrieron, a mí y a mi futuro esposo, las puertas de su hogar en París y fueron los mejores anfitriones que cualquier persona se pudiera desear. Aproveché para tomarme un café con ella y hablar de su profesión, de la cual me declaré total ignorante. Entre jamones, quesos, vino, café, crème brûlée y muchas risas, realizamos la entrevista en el Café Les Deux Moulins porque, ¿qué mejor lugar para hacer la entrevista que en el café favorito de Amelie?

Espero que disfruten de esta entrevista flash.

 

Contanos un poco sobre vos.

J/ Tengo 26 años y vivo en París, Francia. Nací en México, he vivido en muchos diferentes países por el trabajo de mi papá; viví en Costa Rica, Ecuador y de nuevo en Costa Rica. Acabo de casarme y soy muy feliz.

Me gradué del Colegio Calasanz e hice el primer año en la carrera de Danza en la U.N.A. Tengo una licenciatura en Psicopedagogía de la U.A.C.A. y al terminar la carrera me di cuenta que quería seguir bailando y poder desarrollar mi pasión pero junto con mi profesión. Comencé a buscar información y averigüé que aquí en Francia había un master en Arteterapia con especialidad en Danzaterapia. Entonces me vine a Francia en febrero 2012 y terminé mi carrera en julio 2014 y actualmente estoy trabajando, desde setiembre 2015, en un centro médico psiquiátrico para niños y adolescentes. Este centro depende de un hospital; para hacer el equivalente de lo que sería en Costa Rica, nosotros somos como un EBAIS pero un EBAIS psiquiátrico. Es público entonces los que vienen no pagan y nosotros tenemos la obligación de recibir a todas las personas con o sin papeles y les damos terapia.

Dentro de los deberes en mi trabajo es intentar crear grupos intersectoriales entre los diferentes centros médicos; tratar de formar grupos con otros psicólogos, psicopedagogos, médicos y asistentes sociales. También doy terapias individuales, con niños que tienen problemáticas muy fuertes y graves y sobre todo cuando es un contexto más familiar; es decir, cuando la problemática proviene más de su alrededor que del niño en sí.

 

¿Por qué decidiste dejar de estudiar danza e irte por el lado de la psicología?

J/ Porque ha sido un tema que siempre me apasionó y siempre tuve mucha curiosidad de por qué tantos niños y adolescentes tienen problemas en la escuela, problemas en el sentido que no logran entrar en los aprendizajes. Fue un trabajo de investigación muy personal como psicóloga porque yo durante toda mi escolaridad tuve muchos problemas a nivel de educación y nadie nos pudo dar una respuesta clara de por qué yo no lograba entrar dentro de los aprendizajes. Luego me di cuenta que era porque soy disléxica y porque en mis oídos yo escucho un poquito menos que todo el mundo; entonces en el momento que estaba en clases, además de la dislexia, a veces ni siquiera entendía lo que el profesor estaba diciendo. Pero en general las personas que estudian psicología o psiquiatría son personas que buscan una respuesta personal para ayudar a esas personas que no encuentran esa respuesta.

Decidí estudiar danzaterapia porque la danza siempre ha sido mi pasión. Yo bailo desde los 6 años, fue mi mamá la que me llevó a mis primeras clases y yo hice mis primeros 6 años de formación profesional en la Compañía Nacional (de Ecuador) pero después tuvimos que irnos del país hacia Costa Rica. Cuando llegué a Costa Rica bailé durante 7 años en la Academia de Ballet Superior con Fury Darlington; ella fue la que me formó. Mientras hacía mis estudios de psicopedagogía yo la asistía en las clases porque yo en ese momento tenía una proyección hacia ser profesora de ballet.

 

¿Cómo es un día normal en tu trabajo?

J/ Llego como a las 9am, la mayoría de los días en las mañanas tengo grupos con diferentes mediaciones, tengo música, cuentos, bailes con niños problemáticos o que tienen una patología severa presente que no están escolarizados. Después de esto almuerzo. En la tarde es cuando, normalmente, tengo mis sesiones de terapias individuales. Salgo del trabajo entre 6pm y 6:30pm.

 

¿Cuáles son los obstáculos con los que te has topado en tu trabajo?

J/ Primero que nada, hay que saber que aquí en Francia la Arteterapia no está reconocida, entonces no existe un estatus de arteterapeuta lo que significa que es muy difícil encontrar trabajo porque no existe el estatus para declararte. A diferencia de España o Inglaterra en donde la Arteterapia la tienen casi más elevada que la psicología en sí porque se han dado cuenta de los beneficios que trae.  Otro obstáculo, lamentablemente vivimos en una sociedad en donde el sector público sanitario es el último sector en recibir apoyo del gobierno. Y también, el sector de París en donde trabajo es muy pobre entonces nuestros recursos son excesivamente restringidos.

Entonces, yo tenía tareas y metas que cumplir pero no lo podía hacer porque no tenía el lugar ni los materiales para hacerlo y sobretodo, con los diferentes centros médicos con los que debo de trabajar quedan muy lejos. Vivimos en una realidad en donde la gente quiere que todo sea inmediato, que todo sea ya y ahora pero nadie quiere trabajar en grupo. Prefieren trabajar solos, en sus oficinas y con sus pacientes.

 

¿Cuáles son los trastornos más comunes con los que te has encontrado?

J/ Actualmente, por desgracia, trabajo mucho con autistas sin solución; son niños que fueron diagnosticados de manera muy fuerte como sin solución. Por eso digo que es una desgracia porque cada vez vienen más. Trabajo con muchos niños que tienen retraso a nivel intelectual y motor. Y, ahora lo que más tengo, son adolescentes con fobias escolares, esto es que tienen pavor de ir al colegio o escuela.

 

Contanos sobre la experiencia más linda que has tenido en tu trabajo hasta ahora.

J/ La experiencia más linda que he tenido fue con el primer paciente que tuve, en ese momento tenía 7 años y era un niño diagnosticado con autismo severo sin solución. Era un niño que no lograba mantenerse quieto pero cuando se movía tenía una sincronización y una armonía en el movimiento increíble. Yo ya había trabajado con niños autistas pero ninguno sin solución como lo era este, entonces comencé a trabajar con él ritmo, ritmo en el cuerpo y tratar de darle un ritmo al movimiento que él tenía.

Una problemática muy grande que tienen los autistas es que mezclan su cuerpo y la gente, ellos no saben cuándo se acaba, no tienen los límites marcados. Comencé a hacer un trabajo de límites corporales con diferentes telas de diferentes colores y me di cuenta que ése era el único momento en donde podía tener una comunicación directa porque se cubría con esa tela y se sentía protegido. Fue un momento muy reconfortante como profesional porque logré modular mi manera de intervención hacia el paciente, solo en esos momentos cuando tenía esas telas encima lograba sentarse, trabajar y verme a los ojos.

 

¿Cuáles son las diferencias entre la danzaterapia en Francia y en Costa Rica?

J/ En Costa Rica es algo que está desarrollado desde hace muy poco, a penas va comenzando. Yo me di cuenta que existía durante mi segundo año de universidad y tenía que buscar una pasantía, encontré este lugar que daba una formación en Danzaterapia pero ligada a la danza del vientre y muy enfocado a los mujeres. Con un objetivo más de re empoderar a las mujeres, de no tener miedo a mostrarse sensual y fuerte. Aquí en Francia tiene un enfoque de darle al pensamiento la posibilidad de expresar, cuando no encuentra las palabras, lo que quiere expresar a nivel de movimiento. De igual manera aquí es dependiendo de la formación que tenga la bailarina, va a depender de qué escuela seas. Pero creo que la gran diferencia de la danzaterapia entre Costa Rica y Francia es al público hacia el cual va dirigido.

También hay que tener mucho cuidado de saber verdaderamente lo que es una verdadera formación y descubrir qué es nuestra profesión, es decir, qué verdadera formación te va a dar la verdadera profesión. Saber el tipo de curso que vas a recibir porque normalmente dan herramientas pero no necesariamente terapéuticas.

 

Menciona lo favorito de cada uno de los países en los que has vivido.

J/ En México nunca he vivido pero he ido de viaje, ahí viví primer año de vida nada más. Lo que más me gustó de vivir en Costa Rica es la gente, siempre están felices, pasar la buena vibra y tienen mucha curiosidad por conocer otras personas. Las playas, la delicia de vivir la costa rica en Costa Rica.

En Ecuador, lo que más me gustó fue la increíble diferencia de cómo su país está dividido en tres: costa, sierra y amazonia. Para mí era una cosa increíble de paisajes, estar en Quito con sus volcanes nevados, agarrar el carro y andar 8 horas para llegar a la playa con su fauna enorme, y después la amazonia. Y, cada área tiene su cultura, su propia comida, vestimenta y estilos de vida.

Y de Francia, es el gusto de vivir fácil. Hay demasiadas cosas, están los gustos que hay para el que quiera y la facilidad que te dan los transportes públicos. Te da una facilidad para conocer el mismo país y su cultura, el saber vivir, el gusto de vivir, de comer, tomar y estar con sus amigos. Aquí en Francia está esa ambivalencia de estrés en el trabajo y el gusto de vivir con su familia; polos opuestos.

 

 

A diferencia de las otras entrevistas realizadas para En las Tablas, ésta fue relativamente rápida y sin muchas fotografías (por obvias razones Ingrid no me acompañó) pero eso no le resta la calidad de tiempo que tuvimos. Las preguntas fueron muy al punto y decidí no preguntarle sobre el gremio de la danza en Costa Rica porque Juli tiene mucho tiempo de estar afuera, por lo cual me pareció pertinente enfocarme en su maravillosa profesión. Además, en Costa Rica se ha ido dando un crecimiento en los últimos años sobre la Danzaterapia de lo cual es importantísimo saber qué es lo que está pasando con esto en otros lugares del mundo.

Si usted, lector o lectora, está empapado de este tema aquí en nuestro país, lo invitamos a comentar y enriquecer nuestra entrevista con su punto de vista. Lo que se está haciendo aquí, instituciones enfocadas en esto, debilidades, entre otros. Creo de suma importancia comenzar a darle el lugar que se merece a esta terapia que sabemos que trae tantísimos beneficios.