Sólodos en Danza, 2016

Me gusta ver que en Costa Rica se están dando festivales integrales. ¿A qué me refiero con esto? Pues a festivales que no sólo se quedan con lo que exponen en las tablas, sino que involucran talleres, giras, conferencias, foros, clases abiertas y demás. Ojo, que no estoy en contra del tipo de festival que se dedica primordialmente a la presencia escénica; es solamente que de unos años para acá he visto un crecimiento en el interés del artista por llevar el arte a otros “escenarios”. La danza se está llevando al pueblo, a esos lugares donde normalmente no tendrían contacto con el movimiento.

SoloDos en Danza es uno de esos festivales. Si siguen sus pasos en Facebook, habrán visto las numerosas presentaciones que han hecho tanto en giras, foros y talleres a lo largo del país. Abarcaron territorio desde Tilarán, hasta el TEC en Cartago, hasta la GAM. Aplaudo un festival que no solo fomenta el acercamiento de la danza con el pueblo, sino el acercamiento de la danza entre países y continentes. Y, sobra decir, los premios que otorga SoloDos son (a mí parecer) los más provechosos, enriquecedores y retadores que he visto que se estén entregando aquí en Costa Rica. O sea, son los “más chivas”. Aceptémoslo, ¿quién no quiere irse de gira por Europa?

En este link pueden encontrar los ganadores de los numerosos premios de esta edición de SoloDos: https://www.facebook.com/notes/sólodos-en-danza/premios-otorgados-en-sólodos-en-danza-costa-rica-2016-festival-y-certamen-de-cre/587573978072024?fref=nf

No obstante, me percaté de algo; no sé quienes son los jueces del festival. Podría adivinar y decir que son Maruxa y Erick (los productores de SoloDos) pero realmente no podría estar 100% segura. Ante esto pregunté a varias personas asistentes en el público y todas concordamos en lo mismo; se sabe de boca en boca quienes son o quienes podrían estar de jueces pero no hay un documento formal o una publicación en donde hayan especificado esta información. Al menos yo no vi ninguna.

 Hablando meramente del concurso en sí, que fue en lo que pude participar como espectadora, vi una gran variedad de estilos de danza en el festival que hizo cuestionarme lo que todos en este medio nos hemos cuestionado desde que comenzamos:  ¿Qué es danza? 

¿Quién decide que las frases de movimiento son danza?, ¿o las pausas?, ¿o las acciones?, ¿o si tiene o no música?, ¿o que 2+4… +5+6+7+8 es danza?

¿Quién define la danza? ¿el público?, ¿el creador?, o ¿el intérprete?

¿Con qué fundamento puedo decir yo que “tal” obra no es danza porque casi no hubo movimiento? Aunque, sigo pensando que el movimiento es la base de la danza y por ende debería de ser la mayor parte de la obra. Pero, ¿y si no es así? ¿Puedo decir que no califica como una coreografía?

Eran 8 coreografías las concursantes en este festival, pero dos de ellas desafortunadamente no pudieron presentarse (“Sintáctil” y “Cuadrúpedo Lunar”). Cada una con un estilo distinto a la otra, pero cada una con su singular belleza. Pero, a pesar de que cada uno de los bailarines dio lo mejor de sí, pocos eran los que se transformaban al pisar las tablas. Es decir, pocos llegaron a interpretar más que solamente bailar.

 ¿En dónde se traza esa línea que divide la danza entre todo lo demás? Lamento decirles que no tengo una respuesta para estas preguntas, y honestamente no sé si alguna vez la tendré. Lo que sí sé es que lo hermoso está en la singularidad de la obra, del artista.. y creo que esto es más importante que el estar meditando si la coreografía es coreografía.

 

 

**Foto tomada del Facebook de SoloDos en Danza**