Melissa Montero en las tablas: los ciclos en la danza

Cuántos de nosotros en algún momento hemos hecho el siguiente comentario: “Ya fulanito no debería estar bailando o que zutanito no de más clases, que no haga más coreografías, ya pasó.”

 

¿Qué pasa con el artista que decide quedarse en un área de su profesión toda la vida? En el caso de mi papá eso le trajo problemas. Él es ingeniero en sistemas y recién pasó unos ocho meses buscando trabajo porque los proyectos en la tecnología en la cual trabajó toda su vida se acabaron, lo que conocía ya no le generaba trabajo. Entonces, tuvo que estudiar otra tecnología e ir a clases, etc. Además, tiene 52 años, aún le quedan unos diez años aportando a la sociedad.

 

Les doy este ejemplo que, aunque hay cosas importantes de mencionar que vienen con esta situación, quiero concentrarme solamente en los ciclos; cómo nos cuesta aceptar cuando ya se han terminado y que han cumplido su función.

 

Con esto no quiero decir que cuando llego a cierta edad ya no tengo nada que hacer o aportar, todo lo contrario, todos tenemos mucho que aportar según nuestra experiencia, pero hay que ser conscientes y honestos con uno mismo de, si me quedo en un proyecto en particular y me aferro a él es un acto de mi ego o si realmente estoy aportando algo.

 

En el caso de mi papá le pasó la factura el no capacitarse antes en otras áreas de su profesión y por consecuencia no tener trabajo para suplir sus necesidades. Pienso que en el caso del artista además de esto, lo que sucede es que ya no tiene nada que decir, no llega al otro y solo se repite a sí mismo. Para mí el hecho de querer permanecer en algo toda la vida provoca eso en las personas.

 

Es muy tentador querer permanecer en cierto lugar donde hemos encontrado oportunidad por varias razones, pero vamos a ver, escogimos el arte y sabíamos que de ninguna manera íbamos a estar en un lugar cómodo, de eso se trata también, eso es el artista también. Entonces ¿por qué a la primera oportunidad que se nos presenta echamos raíces en un lugar? Es claro que todos queremos y aspiramos a cosas en la vida, pero también tenemos que aprender a dejar ir.

 

He observado que este tema es un conflicto muy grande para el que se para en las tablas, es el mayor temor de los intérpretes, ni siquiera con la coreografía y la enseñanza u otros sucede de la manera que sucede con el intérprete, el bajarse de escena es como morirse. Hay que recordar que el arte como tal tiene diferentes formas y se puede vivir desde los demás también, no sólo desde uno mismo. 

 

A veces nos va a tocar bailar o dar clases como locos, a veces bailar un poco y trabajar en otras cosas, a veces todo a la vez, a veces nada. Todos estos ir y venir son muy importantes porque nos hacen valorar el ahora, el presente. Lo que hago cuando no estoy bailando influye para cuando me toque bailar y viceversa.

 

Somos muchas cosas y todo lo que nos sucede en la vida nos prepara para esos momentos, los momentos en dónde nos toque accionar. No estamos lejos de eso, los ciclos les suceden a todas las personas sin excepción, uno sabe cuándo ya tiene que cambiar, descansar por un tiempo, definitivamente o seguir, pero el ego nos ciega. Hay que buscar siempre el lugar y el momento en donde yo pueda dar lo mejor de mí, no lo que yo quiero que sea, forzando lo que naturalmente ya tiene un curso.

 

Cada experiencia que nos toca vivir es importante y tiene su proceso; llega, nos despierta, nos sacude, nos enseña algo y se va. Despedirnos nos cuesta demasiado, nos da miedo el cambio, pero aferrarse no nos hace sentir bien y puede estancarnos.

 

El dejar ir es algo de poner en práctica, hacerlo un hábito y familiarizarse con eso para cuando me toque tomar una decisión, saber aplicarlo. Pienso que también es importante aprender a darle valor a las otras áreas, además de la interpretación, porque todas son un complemento que buscan el mismo objetivo, el pensamiento reflexivo. Y que, aunque lo queremos negar, sí existe un tiempo para cada cosa.

 

 

 Fotografía con fines ilustrativos. Fotógrafa: ITXN Photo. Obra «H» de Jimmy Ortiz

 

 

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.