Historia en las tablas: Compañía Nacional de Danza en los últimos 4 años

Como parte de nuestra Historia,-una muy reciente- es válido mirar atrás en lo que han sido los 4 años De la Compañía Nacional de Danza, institución pública que depende enteramente de Gobierno, siendo una adscrita del Teatro Popular Melico Salazar y pertenecer al Ministerio de Cultura y Juventud. 

Empecemos por lo más básico: su estructura. 

 

Eje Institucional

La CND es una institución gubernamental; es decir, maneja fondos públicos los cuales deben de estar al servicio de la ciudadanía, esta Institución recibe los fondos para sus distintas producciones y demás del TPMS, del cual sus ingresos vienen mayormente del Ministerio de Hacienda, por tanto sería decir que viene de la recaudación de impuestos que todos los ciudadanos pagamos (por eso todos tenemos derecho a la información que se da con cualquier dinero utilizado). 

El Melico que tiene una dirección, para este gobierno 2014-2018 fue Marielos Fonseca, dando continuidad al gobierno de Laura Chinchilla. La compañía está adscrita al TPMS, es decir es una dependencia, y muchas de sus decisiones y ejes de trabajo vienen de esta Institución. A su vez la CND rinde cuentas al MCJ, que es como la cabeza de todas estas instituciones, incluyendo el Melico Salazar. La CND en este Ministerio, cuya Ministra fue Elizabeth Fonseca en el cambio de gobierno y luego del FIA 2015 pasó a ser Silvie Durán. 

Todos estos puestos son puestos de confianza, al igual que la dirección de la CND, que estuvo a  cargo de Adrián Figueroa, cuya entrada en 2012 se dio por medio de servicios profesionales (mal llamado “contratados“ por el elenco de la CND ya que en realidad son proveedores del gobierno, o mejor dicho trabajadores independientes que ofrecen servicios por un tiempo determinado, eso sí teniendo un horario pero no teniendo garantías sociales). Figueroa también había trabajado como productor bajo la dirección de Humberto Canessa en 2009. 

 Así pues la CND cuenta con un asistente de dirección, un elenco de bailarines estable con plazas públicas, la mayoría de ellas en el régimen del Servicio Civil, y otro grupo que trabaja por servicios profesionales (de ahí las audiciones cada año), una productora (que también trabaja por servicios profesionales), un equipo técnico que trabaja en el Teatro de la Danza, y por último el equipo que trabaja en la sección administrativa. Básicamente esa es la estructura general de esta Institución.

 

Cada 4 años

Los cambios de gobierno siempre afectan a la CND, ya que al ser esta una institución gubernamental, depende claramente del partido político que lidera (de ahí la importancia de nuestro aporte en cultura como se habló en la columna anterior), el Presidente de la República nombra a quien vaya a dirigir el MCJ, ya sea por recomendaciones del equipo de cultura de cada partido o bien por alguien que el Presidente considere desde antes. Esta Ministra luego nombra la dirección del TPMS y de la CND. La continuidad de este puesto tiene que ver, por tanto, en una instancia superior y una anuencia al cargo, esto por resumirlo de una manera sencilla, porque no siempre es así.

 

En materia

En 2014 la dirección de Figueroa tuvo un enfoque poco intimista, es decir, no se concentró solamente en la atención de la CND sino en un apoyo evidente y mayor al sector independiente. Dado que este cambio se dio en mayo, hubo un periodo de ajuste donde se giró con repertorio existente con obras como “Vacuo” y “Cuerpo Traslúcido”, y luego, en una temporada de coreógrafos interna en conjunto con la reapertura del programa Contacto Independiente que estuvo a cargo de Mario Vircha por dos años aproximadamente. Además, la CND participó en este primer año en distintos proyectos como Noche en Blanco, y giras de extensión como parte del plan de gobierno enfocándose en los objetivos propuestos en el Plan Nacional de Desarrollo en su claro enfoque con los objetivos de la descentralización del arte que buscó el gobierno PAC (que mantiene en su plan actual para el periodo 2018-2022). Además de los coreógrafos internos, que se dio otra en 2016, también se realizaron procesos con coreógrafos nacionales y una producción internacional además de la obra creada por el director. Nombrar todas hará esta columna muy extensa, sin embargo, muchas de estas obras se encuentran en el canal de YouTube de la CND el cual podrán seguir si sienten interés desde el siguiente enlace: 

https://www.youtube.com/channel/UCYMb4VyzD4YxySYjcgQXACA

 

Ahora bien, no es que en la administración anterior no se tomaran estas acciones, pues la administración de Mimí Gonzales fue exitosa y con un norte claro, más bien lo que se hizo fue visibilizar las acciones aún más; difundir el procedimiento. A lo interno, con la CND y su elenco se trabajó en reponer repertorio, realizar estrenos de obras y la capacitación y talleres de los miembros del elenco.

Hacia afuera, Figueroa comentó que para él era importante la circulación, acceso y divulgación de la danza, continuar con el trabajo de Mundanzas y Festival Nacional de Danza y otros. También comentó su interés en el fortalecimiento del sector independiente, relacionado, a las co producciones, residencias de creación (préstamo de los salones) y el espacio de entrenamiento de Contacto Independiente. Todo eso bajo un esquema de trasparencia. 

Más no todo fue fácil, ya que las entidades superiores no siempre ven y entienden las necesidades de la CND, además hubo cierta desinformación que generó roces entre dirección y elenco. Otra de sus dificultades estuvo en hacerle entender al elenco lo que significa ser un funcionario púbico,  es decir, estar al servicio. Desde afuera tenemos el serio problema de empleabilidad y emprendimiento que atraviesa el gremio dancístico nacional, que está haciendo insostenible la profesionalización, vivir de ello, y no se trata de generar ciertos ingresos, sino de realmente contar un trabajo para desarrollarse profesionalmente, eso sí, esto no solo le compete a la CND, sino más al Ministerio y el gobierno en general. Como veremos, danza no está exenta de desempleo.

 

Una visión desde el elenco

La información obtenida en este punto será proporcionada bajo el deseo de los miembros    del elenco de mantenerse en el anonimato. 

En su gran mayoría, el elenco de la CND  percibe cierto abandono por parte de altas instancias. Si bien es cierto, la Compañía tiene un compromiso con el gremio independiente en cuanto a la facilitación de espacios de alquiler, entrenamiento, coproducciones, talleres y demás, el elenco por su lado siente exagerado el trabajo hacia afuera, como quien quiere a gritos ser visto y reconocido, alejándose un poco de la valía que su mismo elenco representa. Por ejemplo, no es sino hasta este año que el elenco logra por su cuenta, defender una semana de vacaciones que por años ha sido una lucha y que todos como bailarines entendemos de esa gran necesidad. Además, por primera vez se crea una seccional que le da cierta defensa al elenco ante situaciones de abuso en cualquier tema o bien la defensa de sus derechos. La situación de los bailarines por servicios profesionales sigue siendo la misma, una pésima, es así como personas que tienen, 10, 8, o 6 o 3 años no tienen una sola garantía social y se exponen al desempleo cada año hasta una nueva contratación, es por esto que la permanencia del elenco es estable por un lado pero muy inestable por otro, donde cualquier nuevo miembro tendrá que supeditarse a ser contratado (o mejor dicho ofrecer sus servicios ) de esta manera, lo que crea una clara división entre los que están en Plaza gubernamental y los que están por servicios profesionales. Seamos sinceros, si se pasa por un proceso de audición y se trabaja para la CND ¿no es de esperar que se tengan ciertas garantías como cualquier trabajador? Pero si no las ofrecen y existe una necesidad de empleo, entonces, ¿qué hacer? 

 En general, aunque han sido 4 años de cambios en muchos sentidos, la situación laboral es la misma, y si bien es cierto la producción es importante, hay que recordar que los bailarines son personas y que se espera de quien lidera, un apoyo a su equipo.

 

Desde afuera

Muchas y muy variadas son las opiniones sobre cómo se percibe la CND desde afuera. Hay que reconocer que se ha colaborado mucho al sector independiente, ya que el número de coproducciones que ofrece el Teatro de la Danza ha sido mucho mayor. Además, muchos maestros han sido invitados constantemente para el entrenamiento profesional de Contacto Independiente como del mismo elenco, así como maestros internacionales que han llegado al país para el FIA, FNA, FND o FCGM. No obstante y sin desmeritar, la dirección anterior también tuvo mucha apertura y buscó impartir diversos talleres durante la administración de Mimí González, incluso hubo una gestión mayor en producciones internacionales a las cuales viajó toda la CND, o mejor dicho, su elenco en pleno, a lo que estos ahora cuestionan: ¿Dónde queda lo que los viajes y capacitaciones de la dirección realizaron en este actual gobierno? ¿Cuáles fueron los beneficios que se perciben? Ahora bien, no es bueno ver todo esto como eventos aislados, ya que debemos de recordar que Cultura siempre ha tenido recortes presupuestarios, y durante este gobierno, los cambios fueron muy notorios. Siempre es bueno preguntarnos sobre el por qué. 

El sector independiente, se siente en su gran mayoría muy apoyado por la CND, en especial por la figura de Figueroa y como en todo, para muchos otros todo siguió igual.

 

Breves conclusiones 

Debemos ser conscientes que nuestro gremio necesita mayor voz y potencia, es importante documentar nuestros procesos y así continuar trabajando para visibilizar nuestro arte, tanto desde adentro de la CND como nosotros desde afuera y así potenciar lo que es un gremio numeroso y estudiado que puede hacer valer más la profesionalización de la Danza, no es posible, a estas alturas que existan trabajadores sin garantías, o bailarines que no están amparados bajo nada (la gran mayoría). Para quienes leyeron el Plan de Gobierno del PAC para este periodo venidero, debemos de rescatar que aunque es un plan bastante corto, puede ser muy efectivo, y con el impulso de una institución como la CND quizá exista una mayor y mejor difusión del arte hacia toda la población.

Esperemos que en próximas publicaciones podamos investigar un poco sobre Danza Universitaria en su 40 aniversario y más con un proyecto importantísimo en sus manos y a la Compañía de Cámara Danza UNA ya que aunque no se ven estrictamente afectadas por los cambios de Gobierno entrante o saliente, sí tienen coyunturas importantes que algunos pueden desconocer.

 

 

 

Fotografía con fines ilustrativos. Fotógrafa: ITXN Photo. Obra «Un sueño imposible» de Carmen Werner para la CCDUNA

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.