¡Hay que mandarse!

“2016: nuevo año, nuevos proyectos, nuevas ideas, nuevo yo” 

¡Qué lindo suena! ¿verdad?

Todos comenzamos el año con una lista de resoluciones que pueden incluir cosas desde bajar de peso hasta detener el calentamiento global. Pero, honestamente, ¿cuántos de nosotros cumplimos con toda la lista, o con una parte siquiera?

¿Por qué es que comenzamos el año con toda la pata y ya para febrero estamos atrasados con nuestras fechas de entrega para nuestras primeras metas?

Como esta es una página dirigida exclusivamente a la danza, hablemos de esas resoluciones en términos dancísticos; ¿qué quieren alcanzar en este 2016 en relación con la danza? Y, pensemos un poco más allá de poder hacer un developpé a 180°, lograr entrar y salir del piso o llegar a pararme de cabeza.

 

 “Quiero poder llevar todos los talleres que me sean posibles”

“Quiero empezar a dar clases”

“Quiero complementar mi entrenamiento con pilates, yoga, el gimnasio…”

“Quiero montar mi propia coreografía”

“Quiero bailar en el Festival de Coreógrafos”

“Quiero hacer otra temporada con mi grupo independiente”

“Quiero fundar mi propio grupo independiente”

“Quiero estudiar una segunda carrera”

“Quiero viajar a otro país y aprender una nueva técnica”

 

Como buenos ticos estamos acostumbrados a batear, a ver qué pasa; a hacer las cosas a lo que salga. Ya sean que sus metas se parezcan a estas o varíen un poco, para cada una de ellas se necesita un plan de acción.

 

“Si tienes una meta, anótala. Si no la anotas, entonces no tienes una meta. Tienes un deseo.” – Steve Maraboli

Sí, sí, pues claro que todos conocemos esto, y hasta posiblemente ya tengan una estrategia para alcanzar estas cosas. Este post no trata sobre “tips para alcanzar tus resoluciones en este 2016”, este post es para alentarlos a comenzar YA.

Que sí, ¡Ahora es el momento! No, no es cuando obtengas tu título, no es cuando ya perfecciones equis técnica, no es cuando tengas tal edad, no es cuando tengas dinero y no es cuando tengas tiempo. Es AHORA.

Si esperas a tener las condiciones perfectas para comenzar un proyecto (sea cual sea), nunca vas a comenzar. La realidad es que las condiciones NUNCA serán las óptimas. Siempre habrá algo en contra de uno, algo que pueda sabotear el plan o algo que simplemente esté estorbando; pero si no se comienza “a pesar de” nunca se va a llegar a donde uno quiere llegar.

Y el primero en sabotear nuestro plan, somos nosotros mismos. ¿Cuántas veces hemos tenido alguna idea y de una vez ponemos “peros”? “pero, ¿y si me equivoco?” “¿Y si no me alcanza el dinero?” “¿Y si no me da tiempo?” “¿Y si se ríen de mí?”

Primero hay que definir a dónde necesito ir, qué tan lejos es mi objetivo, cuáles son las condiciones y cuánto me costará llegar allí.

Segundo, ¡HAY QUE MANDARSE! ¿Qué importa equivocarse? Uno no puede descubrir o mejorar las habilidades en un ambiente en donde no se permite cometer errores.

 

“La mejoría siempre requiere algún grado de fracaso.” – John Maxwell

 

El gremio de la danza tiene muchas necesidades y cada uno de nosotros tiene lo que le hace falta para hacerlo crecer. ¿Qué te gustaría mejorar en la danza costarricense? ¿Cuál puede ser tu granito de arena? Llena ese espacio vacío con tu aporte.

Este 2016 está lleno de nuevas oportunidades y algunas no se van a repetir; las personas no tienen una segunda oportunidad para aprovechar una oportunidad única.